Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro del aeropuerto de Barcelona

Reparto salomónico de la T-Sur de El Prat

AENA ha optado por potenciar las grandes alianzas en el reparto de la nueva T-Sur de El Prat, que tanta polvareda política y empresarial ha levantado en Cataluña a cuenta del poco peso de vuelos intercontinentales y el repliegue parcial de Iberia en Barcelona.

La aerolínea de bandera, muy criticada por la clase política y empresarial por haber traspasado 24 rutas a su filial de bajo coste Clickair, se ha llevado el gato al agua con la alianza OneWorld y sus asociadas. Y su rival, Spanair, con Star Alliance, también, mientras que Air Europa y sus aliadas de SkyTeam han quedado fuera de la codiciada T-Sur, pese a tener más vuelos intercontinentales que las demás en 2006.

Ninguna aerolínea ha concretado un calendario para nuevas rutas de largo radio desde Barcelona, según AENA

Air Europa y SkyTeam, con más vuelos intercontinentales, defienden que deben trasladarse a la nueva infraestructura

Iberia, con OneWorld, Spanair, con Star Alliance, y Vueling se trasladarán a la nueva terminal del aeropuerto barcelonés

La nueva terminal está mejor ubicada respecto a las pistas y permitirá un ahorro de rodaje y combustible a los aviones respecto a la actual zona norte (terminales A, B y C). La capacidad de El Prat crecerá de 30 a 55 millones de pasajeros y, a partir de 2013, con la nueva terminal satélite, alcanzará los 70 millones.

Con unos políticos y un empresariado en pie de guerra por conseguir un aeropuerto potente en vuelos de largo radio, del que Barcelona anda escaso, el ente gestor de aeropuertos reclamó a las aerolíneas sus planes a cinco años para diseñar la asignación de espacios. La respuesta ha sido negativa: "No hay concreción sobre las nuevas rutas intercontinentales, las compañías sólo han señalado que ven potencial en El Prat", admitió ayer el director de aeropuertos de AENA, Javier Marín.

Pero ese mismo empresariado se daba ayer por satisfecho. Las críticas del último año por parte de la Generalitat y los empresarios al repliegue de Iberia en Barcelona se han ido diluyendo mes tras mes. Ayer, desaparecieron de escena. Guardan sus cartuchos para otra batalla: la de la descentralización de la gestión de El Prat.

"Queremos dar prioridad a las alianzas porque tienen mayor potencial y a aquellas compañías que favorecen la conectividad para desarrollar un hub (centro de conexiones) en Barcelona", explicó Marín.

La solución ha sido ese reparto salomónico que en su día fue rechazado para la T-4 de Barajas. El dominio de la cuota de mercado de Iberia y sus socias, del 36%, ha sido definitivo en la decisión. Y la falta de concreción en los planes de crecimiento de sus rivales, también. También se ubicarán en la T-Sur 17 compañías independientes que operan rutas de largo radio. La concentración de más del 70% del actual pasaje en la T-Sur, si bien no la saturará, hace necesaria la construcción de la terminal satélite para dar respuesta al crecimiento del aeropuerto después de 2013.

Además, el consejero de Política Territorial, Joaquim Nadal, señaló que cualquiera de las compañías de SkyTeam que realicen vuelos transoceánicos (como Delta y Continental Airlines, que vuelan a Estados Unidos) pueden ubicarse en la nueva terminal si lo desean.

Ryanair quiere ir a El Prat

El resto de operadores de bajo coste, como Easyjet, y aerolíneas independientes quedarán en las B y C. Fuentes del Gobierno catalán sostienen que la compañía irlandesa de vuelos baratos Ryanair está estudiando comenzar a operar también desde El Prat, lo que haría desde esta zona del aeropuerto. La aerolínea irlandesa, que no "no comenta rumores", se limitó a destacar que su objetivo para el mercado catalán es crecer en Girona.

Air Europa y Sky Team, con el 15% del mercado de El Prat, se alojarán en exclusiva en la terminal A, aunque el puente de aéreo de Air Europa podrá trasladarse a la T-Sur. Air Europa defendió ayer que debería ubicarse en la Terminal Sur y no dio por perdida la batalla, ya que presentará sus "observaciones" al respecto ante AENA. Las antiguas terminales recibirán inversiones de 1.500 millones para su modernización, con lo que El Prat recibirá una inversión total de 5.000 millones.

Los vencedores, como Iberia, saludaron el reparto: el director general de Iberia, Enrique Donaire, cree que la decisión tomada hoy por AENA de ubicar a Iberia en la nueva T-Sur del aeropuerto de El Prat de Barcelona es "justa, sensata y acertada", mientras que Clickair anunció que hará conexiones con otros vuelos de la alianza. Vueling también valoró la asignación de espacios "favorablemente".

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, consideró el reparto como "la mejor solución".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007