Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevas discrepancias sobre las cifras de fallecidos

El baile de cifras en materia de siniestralidad laboral sigue siendo un hecho. El propio consejero de Empleo, Joseba Azkarraga, anunció ayer que el plan que llevará al Parlamento pretende reducir a diciembre de 2010 el número de accidentes laborales de los actuales 61,5 por cada mil trabajadores a 50 por cada 1.000, así como cerrar este año con un acumulado no superior a los 41 accidentes mortales.

Sin embargo, las estadísticas sindicales, basadas en los propios preinformes de Osalan con resultado de muerte, elevan esta cifra hasta el día de ayer a 66 muertos en Euskadi por esa causa. La principal crítica de los sindicatos se basa precisamente en ese hecho. "No se puede hacer prevención mirando las estadísticas, porque entonces se están obviando riesgos que están en Euskadi y que han causado fallecidos", critican fuentes de UGT.

Según los datos de esta central, que computa, al contrario que la estadística oficial, todos los trabajadores que mueren en accidente en el País Vasco -Osalan no anota a los empleados de subcontratas ni de empresas cuya sede social está fuera de Euskadi- desde principios de año han muerto 19 trabajadores del sector Servicios, 25 de Construcción, 14 en Industria, y los ocho restantes en Agricultura, Ganadería y Pesca.

Unos 50 delegados de las centrales ELA, LAB y ESK se concentraron ayer en Urretxu para protestar por el accidente laboral ocurrido el pasado día 7 en esa localidad guipuzcoana. Un trabajador falleció a consecuencia de las heridas que se produjo 20 días antes al caerse por el hueco del ascensor. También resultó herido muy grave un operario de origen bosnio.

La protesta, que se desarrolló en silencio, se registró frente a las obras en las que se produjo el siniestro, en la calle de Ipiñarrieta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2007