Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los efectos de la crisis

La crisis de las hipotecas golpea al banco suizo UBS y al gigante americano Citigroup

La entidad de Ginebra despedirá a 1.500 personas tras sufrir un impacto de 2.600 millones

Más datos, peores noticias. Dos grandes bancos internacionales hicieron público ayer el impacto de la crisis hipotecaria de Estados Unidos. El suizo UBS, el mayor gestor de patrimonios de banca privada del mundo, declaró que despedirá a 1.500 empleados, el 2% de la plantilla. La entidad ha anotado pérdidas de 400 millones en el tercer trimestre y ha provisionado 2.600 millones por el agujero de las subprime. Citigroup, la mayor entidad financiera del mundo, prevé que los resultados del tercer trimestre caerán un 60%. Los bancos españoles han asegurado no estar afectados por estas hipotecas.

Esta es una crisis de confianza, dicen los expertos, por lo que el único antídoto para que se despejen las dudas es que se sepan con exactitud el impacto de las hipotecas de alto riesgo en las cuentas de los bancos. Ayer los protagonistas fueron UBS y Citigroup, que confirmaron los malos presagios y subieron en Bolsa. El banco suizo se revalorizó un 3% (en el año lleva una caída del 12,3%), mientras que Citi avanzó un 2,25% al cierre de la sesión. Una señal de que Wall Street premia la transparencia y confía en que lo peor de la crisis ya pasó para estos bancos.

UBS, hasta el momento la mayor víctima de la crisis financiera, afirmó que prevé registrar pérdidas antes de impuestos situadas en una horquilla de entre 600 y 800 millones de francos suizos (360,87 millones y 481,16 millones de euros) en el tercer trimestre de 2007 y suprimirá 1.500 empleos en su división de banca de inversión. La plantilla asciende a 78.000 personas. Estas pérdidas serán las primeras en nueve años (desde la crisis del Long Term Capital). La entidad espera compensar las pérdidas con los beneficios de la gestión de fortunas, "que genera excelentes resultados". Concretamente UBS registró ingresos negativos de 3.700 millones de dolares (2.600 millones de euros) en su división de inversión por las pérdidas en sus carteras de valores relacionados con el sector subprime estadounidense, en especial la filial Dillon Read Capital Management.

Pero lo peor podría no haber pasado. Según advirtió el consejero delegado de la entidad, Marcel Rohner, en un vídeo conferencia con periodistas, "el momento crítico se producirá en los próximos seis meses". La entidad reconoció que tiene 19.000 millones en el negocio subprime. También aclaró que el 90% de los activos tienen calificación AAA, una de las máximas. UBS, que publicará sus resultados el 30 de octubre, prevé lograr un beneficio bruto para los nueve primeros meses del año de unos 6.012 millones de euros.

Cambios en la dirección

Las pérdidas han provocado cambios en la estructura del banco: el consejero delegado, Marcel Rohner, ha asumido el poder ejecutivo ya que presidirá la división de inversión en sustitución de Huw Jenkins, quien pasará a ser asesor de Rohner. Además, dejará el consejo para ejercer el puesto de director financiero de la entidad, en sustitución de Clive Standish, que se retirará de su puesto.

Por otro lado, Citigroup anunció que los problemas de los mercados provocarán una caída del 60% de su beneficio neto del tercer trimestre respecto al mismo periodo del año anterior. En concreto, la entidad prevé una reducción de sus ingresos de 1.400 millones de dólares (984 millones de euros) por los compromisos de financiación con elevado apalancamiento. Estas obligaciones ascendían a 40.062 millones de euros a finales del tercer trimestre. El banco también asumirá pérdidas de 913,6 millones de euros por el valor de los títulos respaldados por deuda hipotecaria subprime y préstamos apalancados pendientes de su futura titulización. Además, Citigroup se anotará perdidas de 422 millones por la volatilidad de los mercados. Asimismo, los costes de crédito subirán en 1.829 millones de euros sobre el tercer trimestre de 2006, por el alza de los tipos y el crecimiento de la cartera.

Por último, Credit Suisse señaló que también se verá afectada por la crisis en sus beneficios, en un 20% más o menos, pero que no entrará en pérdidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2007