Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Yahvé y Jehová no van a la escuela

En España solo hay tres colegios concertados de religiones minoritarias ø La mayoría de estas confesiones defienden que la fe se debe aprender en las iglesias en lugar de en las aulas

En un país de tradición católica, donde esta confesión ha estado muy vinculada a la enseñanza, la posibilidad aprender otra religión en la escuela es difícil. Aunque más de tres millones de personas en España profesan otra confesión distinta de la católica, sólo existen tres centros concertados de religiones minoritarias: dos evangélicos y uno judío. Ocultos tras las voces polémicas de la jerarquía católica, que desea que esta religión sea, a ser posible, de obligada enseñanza en las aulas, los responsables de estas confesiones defienden que la mejor manera de aprender la religión son las propias iglesias.

Unos 460.000 alumnos en España profesan alguna de las religiones minoritarias

Más de 1,3 millones de alumnos asisten a colegios católicos subvencionados

Es la hora de comer en el colegio El Porvenir de Madrid, uno de los dos centros evangélicos concertados que, según la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas (Ferede), existen en España. Las carreras de los niños y sus voces retumban en las paredes del edificio del siglo XIX, el jaleo del comedor es evidente. El Porvenir fue fundado en 1897 por Federico Fliedner, un misionero evangélico alemán. Desde entonces sigue en pie. Tiene 35 profesores y 660 alumnos -entre primaria y secundaria-. Sin embargo, de éstos sólo un 20% son evangélicos, una religión que ya cuenta con 1,2 millones de fieles en España. "En este centro prima sobre todo la libertad. Hay máximo respeto a la laicidad y a cualquier religión", explica Herber Wermoet, director de primaria.

En este centro bilingüe donde el 30% del alumnado es inmigrante se da clase de religión pero también se ofrece la opción de asistir a actividades de estudio. "La nuestra es una clase de religión ecuménica. Sólo un 20% del alumnado asiste y no todos evangélicos. Muchos padres creen que la religión no debe darse en la escuela, sino en la Iglesia, y llevan a sus hijos a la Escuela Dominical. Es un pensamiento bastante generalizado entre la comunidad", explica Daniel Casado, director de secundaria. Este porcentaje choca de frente con el 90% de alumnos que escogen religión en los centros concertados católicos.

Casado también fue alumno de El Porvenir y conoce al dedillo la historia del colegio. "Hacemos especial incidencia en los valores, en los servicios sociales y en la libertad de pensamiento. Este centro se ha caracterizado siempre por su ideario progresista", explica. El colegio, que ha sido mixto desde su creación, estuvo vinculado a la Institución Libre de Enseñanza. "Era pionero, se enseñaban tres lenguas (inglés, francés y alemán), tenía un laboratorio de ciencias y extraordinarios medios audiovisuales para la época", dice Casado.

Tanto El Porvenir como el otro centro evangélico que hay en España, el Juan de Valdés -también en Madrid- son gratuitos. "Sólo pagan las excursiones, las actividades extraescolares y el comedor", dice el director de secundaria. El centro se financia a través del concierto y con el dinero que recibe de la Fundación Evangélica Federico Fliedner.

En España hay unas 460.000 personas -el 6% de la población escolar- en la educación no universitaria que profesan religiones distintas a la católica, según un cálculo hecho por este periódico tomando el porcentaje de alumnado sobre la población total. A pesar de esto, sólo hay tres centros concertados de otras religiones. Nada que ver con los más de 2.376 colegios -el 80% de los centros privados subvencionados- y con los más de 1,3 millones de alumnos que acuden a ellos.

El colegio judío Ibn Guriol-Estrella Toledano fue fundado en el año 1965. Hoy asisten a él 325 alumnos entre educación infantil, primaria y secundaria. En este centro multilingüe (enseña inglés, francés y hebreo) se aprende también cultura judía. "No se enseña religión como tal, porque las comunidades disponen de la Talmud Torá [escuela parroquial]. Para nosotros, la formación religiosa debe hacerse en la propia comunidad, para ello tenemos clases semanales", sostiene Nily Schorr, portavoz de la Federación de Comunidades Judías de España. "Además, en este centro, aunque el porcentaje de alumnos judíos es bastante elevado, no lo son todos", sigue Schorr. Esta confesión, que cuenta también con dos colegios privados -uno ha solicitado ya el concierto- y una guardería subvencionada, tiene alrededor de 48.000 fieles en toda España.

La comunidad islámica, con alrededor de un millón de fieles en España, no cuenta con ningún centro concertado. "Existen varios colegios internacionales: el Colegio Saudí, el Colegio Libio...", explica un portavoz del Centro Cultural Islámico de Madrid. Este centro privado tiene más de 300 alumnos desde primaria hasta bachillerato. Sin embargo, los más de 74.000 alumnos de esta confesión que hay en España, según la Comisión Islámica, cuentan sólo con 33 profesores de religión musulmana en la escuela pública. "Creemos que la religión debe aprenderse primero en casa y después en la mezquita, pero mientras una confesión pueda dar clases de su religión en los colegios, todas deben disfrutar del mismo derecho", alega Félix Herrero, presidente de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas.

La comunidad mormona comprate esta misma opinión. "La religión debe aprenderse en el hogar. Nosotros la enseñamos en nuestras comunidades pero si otras religiones pueden enseñar en las escuelas, nosotros también deberíamos poder", sostiene Josué Sánchez, el responsable de Asuntos Públicos de la iglesia mormona. Esta confesión cuenta en España con más de 50.000 miembros, según datos de su comunidad. Mormones y Testigos de Jehová (más de 125.000 miembros) no tienen tampoco ningún centro, ni concertado ni privado de su ideario religioso. A pesar de que, al igual que la evangélica, la musulmana y la judía están también consideradas religiones de notorio arraigo en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de octubre de 2007