Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brufau da por saneada a Repsol y anuncia inversiones de 25.000 millones

Borrón y cuenta nueva. El presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, dio por finalizado ayer el proceso de saneamiento de la petrolera tras la revisión de reservas que realizó en 2006 y anunció que se abre una etapa de crecimiento "orgánico" en la que se invertirán 5.000 millones de euros anuales durante los próximos cinco años. Las inversiones se realizarán en áreas geográficas distintas a América Latina de forma que los activos en esta área geográfica (Argentina, Venezuela, Bolivia y México fundamentalmente) se mantendrán, aunque tendrán menos peso en el conjunto.

En el inmediato futuro, explicó Brufau en un encuentro organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), los planes de la compañía pasan por desprenderse de un 45% de las acciones de la filial argentina YPF a lo largo del primer semestre de 2008. Primero, en el primer trimestre del próximo año, la petrolera intentará incorporar un socio industrial local, al que venderá un 20% de las acciones. Posteriormente, y en cualquier caso antes de junio de 2008, colocará en el mercado (y entre los empleados de YPF) otro 25% del capital de la filial. El calendario esbozado ayer por Brufau supone un cierto retraso respecto a los planes de salida a Bolsa de YPF que había manejado la compañía.

Respecto a otro tema candente, el enfrentamiento que Repsol YPF y su participada Gas Natural mantienen con la empresa estatal argelina Sonatrach, que ha rescindido la concesión a ambas empresas del proyecto gasista de Gassi Touil por supuestos incumplimientos, Brufau mezcló firmeza y cautela. Firmeza al asegurar que "vamos a pedir daños y perjuicios de forma relevante" a Sonatrach y cautela al recordar que en los procesos de arbitraje internacional, como en el que se ha abierto en este caso, el acuerdo es posible "hasta el último minuto antes del fallo" e incluso después del mismo. Brufau admitió que el proyecto de Gassi Touil, adjudicado en 2004 por el Gobierno argelino, llevaba cierto retraso en su ejecución, pero recordó que esta circunstancia es normal en el sector. De paso, destacó que Sonatrach rompió el acuerdo "10 días antes de contratar la construcción de las instalaciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de septiembre de 2007