Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN ANTONIO BAYONA | Director de 'El orfanato'

"Es sano que la Academia apueste por una voz nueva"

En un karaoke de Austin (Tejas), bien entrada la madrugada, Juan Antonio Bayona anunció en el estrado que su película El orfanato había sido elegida por la Academia de Cine para representar a España en la 80ª edición de los Oscar, que se celebrará el próximo mes de febrero. Ayer no había conseguido dormir todavía y pasarían horas hasta que pudiera hacerlo. La noticia de la selección de El orfanato, primer largometraje de Bayona, barcelonés de 32 años, le pilló en plena celebración con su equipo por la calurosa acogida que la película había tenido horas antes en el festival de Austin. "Estoy no sólo contento sino también muy agradecido, no sólo por mí, sino también por todo el equipo de esta película. Para muchos es nuestro primer largometraje", explicó Bayona a través del teléfono, tres horas antes de tomar un avión a Nueva York, donde hoy, acompañado de la protagonista del filme, Belén Rueda, volverá a presentar su trabajo.

"Me he sentido muy libre para transgredir las normas del género. Lo que empieza siendo una película de terror termina en un drama"

"Belén Rueda realiza un viaje emocional tremendo. He descubierto que es una persona todavía más obsesiva que yo con el trabajo"

"La elección de El orfanato por parte de la Academia es un ejercicio sano de apostar por una voz nueva", añadió el realizador, que competía en la carrera a los Oscar con dos directores consagrados: José Luis Garci, con su película Luz de domingo, y Emilio Martínez Lázaro, con Trece rosas. "Cualquiera de los tres filmes habría defendido muy bien el cine español, pero la opción de elegir a un director novel me parece una interesante apuesta de futuro".

El orfanato, una producción de Guillermo del Toro, nació con estrella. Ya ha pasado por dos grandes festivales, Cannes y Toronto, y el revuelo causado a su alrededor no ha hecho más que crecer. Todo, antes de su estreno en nuestro país, que será el próximo 11 de octubre. Hoy se presenta en el certamen de Nueva York y a finales de la semana que viene inaugura el de Sitges. La estela de su éxito le ha llevado a Estados Unidos, donde ya tiene distribución y fecha de estreno: el 28 de diciembre, el mismo día mágico que el año pasado se presentó El laberinto del fauno, filme dirigido por Guillermo del Toro y que se ha convertido en el título en español más taquillero en el mercado estadounidense.

El orfanato es, según su realizador, una historia "profunda y emocionante". "Es algo más que una película de género. No cumple con los estándares de ese tipo de cine. No me gustan mucho las etiquetas. Me he sentido muy libre para transgredir las normas del género. Lo que empieza siendo una película de terror termina en una historia dramática que gira alrededor de la protagonista", añade Bayona.

Todo empezó con un nombre: Sergio Sánchez, un cortometrajista asturiano, autor de la historia y del guión, que conoció a Bayona hará unos cinco años. Sánchez llevaba ocho o nueve intentando levantar el proyecto sin conseguirlo. A Bayona se le ocurrió pasarle el guión a Guillermo del Toro, que terminó convirtiéndose en el verdadero y más entusiasta padrino de este proyecto. "Mi primer encuentro con Del Toro fue en el festival de Sitges cuando él presentó su filme Cronos. Yo le hice una entrevista y ahí comenzó nuestra amistad", explica Bayona, que desde entonces se mantuvo en contacto con el director mexicano a través de sus cortos -Mis vacaciones y El hombre esponja- y de los vídeos musicales.

El éxito tan prematuro no le hace a Bayona olvidarse de su compañero Sergio. "Hizo un gesto verdaderamente noble al pasarme la historia para que yo la dirigiera si era capaz de llevar adelante el proyecto". Y tanto que lo hizo.

El orfanato narra la historia de Laura (Belén Rueda), una mujer que regresa con su familia al orfanato donde creció con la intención de abrir allí una residencia para niños discapacitados. Su hijo Simón comienza a dejarse llevar por unos extraños juegos que provocarán la inquietud de su madre. El sueño de convertir esa casa en un hogar idílico y feliz termina por convertirse en la más devastadora de las pesadillas. Junto a Belén Rueda intervienen en el filme, entre otros, Geraldine Chaplin, Fernando Cayo y Mabel Rivera.

Juan Antonio Bayona, un hombre que incluso por teléfono da sensación de una gran seguridad, tenía muy claro desde un principio que quería para su película a Belén Rueda. "Quería actores que no estuvieran muy vistos en la gran pantalla. No sé muy bien por qué. Me seducía un reparto algo más nuevo para esta película de terror. Belén Rueda es una actriz que combina ambas cosas. Ha sido poco vista en el cine, pero es un nombre importante de cara a la promoción".

Belén Rueda, para quien El orfanato es su segundo filme tras Mar adentro, de Alejandro Amenábar, consiguió dejar sin aliento a Juan Antonio Bayona. "Realiza un viaje emocional tremendo. He descubierto que es una persona todavía más obsesiva que yo con el trabajo. Yo llego al rodaje con todo muy preparado, pero lo de Belén Rueda me superaba. Estaba muy convencido de su interpretación porque sabía que era capaz de esa dualidad de dureza y fragilidad tan necesaria para el filme, pero ha superado todas mis expectativas. En ocasiones me dejaba abrumado. Su entrega ha sido tan total que en un par de ocasiones el equipo rompió en aplausos tras el rodaje de una escena. Además, es una gran madre en la vida real".

Bayona sabe que le queda un duro camino hacia los Oscar. Su película, una producción de Rodar y Rodar y Telecinco Cinema, de la que ya se han comprado los derechos en Estados Unidos para hacer una secuela, tendrá que ser una de las cinco finalistas al Oscar a la mejor película de lengua no inglesa antes de verse en el Kodak Theater de Los Ángeles en la gran ceremonia de los premios de Hollywood. "No me he parado ni a pensar en ello. Con lo que tengo ya me doy por absolutamente satisfecho. La película se está defendiendo más que bien en los festivales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de septiembre de 2007