Los sindicatos exigen más políticas para evitar la exclusión de los inmigrantes

La patronal insiste en la necesidad de que la mano de obra esté regulada y formada

La inmigración ha redibujado en los últimos años el mercado laboral. Mano de obra que se concentra en sectores como la construcción, donde los extranjeros ya suponen el 28% de los ocupados, y que sufre mayor precariedad laboral. Ayer, sindicatos, patronal y universidad dejaron claro que la llegada de esta fuerza de trabajo es positiva por necesitada. Pero hay que avanzar en su integración para evitar problemas futuros. CC OO y UGT reclamaron políticas públicas "de verdad" para equilibrar la situación laboral de los inmigrantes y evitar su exclusión.

Los sindicatos exigieron ayer que el debate sobre la inmigración empiece a ocupar el lugar que merece en las agendas políticas y en las estrategias empresariales. La inmigración es un "fenómeno estructural", aseguró Joan Sifre, secretario general de CC OO-PV, que hay que abordar desde las políticas públicas con un nuevo enfoque. "El fenómeno de la inmigración será más o menos problemático según se gestione", argumentó Sifre durante su intervención en el cuarto Congreso de Economía Valenciana Rey Jaime I, que hoy se clausura en la feria de Alicante (IFA). El responsable sindical recordó que los inmigrantes sufren una mayor temporalidad y que, según algunos estudios, cobran un 30% menos de media que los autóctonos. Apostó, por ello, por la regularización de esta mano de obra en busca de la equidad laboral y aseguró que hacen falta políticas públicas de sensibilización y que las distintas administraciones se impliquen "de verdad" en la situación de estos colectivos que son "más sensibles a los ciclos" por encontrarse en una situación más precaria.

"La inmigración debe ser abordada en el marco del diálogo social", añadió el responsable de Inmigración de UGT-PV, Ángel Gracia. El sindicalista incidió en que la inmigración ha supuesto una "ventaja neta para la economía" que aporta el 13,8% al PIB (Producto Interior Bruto) autonómico. Gracia insistió en que los inmigrantes no compiten con los trabajadores autóctonos porque se ocupan en empleos que no se cubren y sus condiciones son más duras: el 20% trabaja sin contrato, su jornada laboral suele exceder las ocho horas y el 35% trabaja también los domingos. "El reto es abordar la inmigración desde las políticas públicas para evitar el desarraigo y la exclusión", resumió. UGT-PV pide un replanteamiento serio del Plan Valenciano de Inmigración.

La necesidad de mano de obra fue también subrayada por el presidente de la patronal valenciana, Rafael Ferrando, quien defendió que los inmigrantes y las mujeres han contribuido de forma significativa al cambio "de gran calado" operado en el mercado laboral. Ferrando valoró la llegada de mano de obra "legal" y pidió que esté regulada y que la formación de los trabajadores se realice en sus países de origen. El responsable empresarial advirtió también que si la fase actual de ralentización se pasa a una recesión el "fenómeno migratorio puede tener tintes negativos".

El camino por andar en I+D

La necesidad de invertir en I+D para fortalecer el músculo económico valenciano es una de las recetas más repetidas por los expertos en los últimos años. Ayer, en una de las conferencias pronunciadas en el congreso de economía que estos días se celebra en Elche el economista Luis Gámir, premio Rey Jaime I en Economía 2002, destacó el avance "espectacular" de este gasto en la Comunidad Valenciana, el segundo mayor a nivel español desde 1995. Gamir añadió que, pese a ello, el gasto valenciano en innovación y desarrollo sigue por debajo de la media española y muy alejado de las cifras europeas.

El gasto en I+D valenciano ha pasado de representar el 0,49% del Producto Interior Bruto (PIB) per cápita autonómico en 1995 a suponer el 0,99%, aún por debajo del 1,12% de media que registra España.

Gámir insistió en que el índice es clave para el desarrollo económico de las regiones a medio plazo y recordó que los países más desarrollados son también los que dedican un mayor esfuerzo inversor a las partidas de innovación y desarrollo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 26 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50