Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

General Motors se enfrenta a su primera huelga en EE UU desde el año 1976

Trabajadores de General Motors comenzaron ayer a formar piquetes y a abandonar sus puestos de trabajo en las diferentes plantas de Estados Unidos después de que expirara el ultimátum dado por el sindicato United Auto Workers (UAW) para llegar a un acuerdo sobre el convenio colectivo.

El sindicato, que cuenta con unos 73.000 trabajadores de General Motors en Estados Unidos, decidió ampliar hasta ayer la vigencia del actual convenio (que venció el pasado 14 de septiembre) con el fin de forzar un acuerdo con la empresa, pero las negociaciones se estancaron al rechazar la empresa la exigencia sindical de garantizar la construcción de nuevos vehículos en Estados Unidos para salvar el empleo.

El principal sindicato de trabajadores de la automoción no había convocado una huelga en todo el territorio desde el año 1976, cuando paralizó las plantas de Ford. En el año 1996, durante las negociaciones del convenio de General Motors, se llevaron a cabo paros en dos plantas de este grupo. El sindicato de automoción mostró en un comunicado "la decepción" que ha generado el no reconocimiento por parte de la empresa de las aportaciones realizadas por sus trabajadores en los últimos cuatro años.

Por su parte, General Motors respondió al comienzo de la huelga con un escueto comunicado en el que lamenta la decisión del sindicato y anuncia que seguirá centrando sus esfuerzos en la consecución de un acuerdo "tan pronto como sea posible". El resto del sector sigue atento a este conflicto laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de septiembre de 2007