Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia del africano que quedó tetrapléjico por una paliza podrá viajar a España

Miwa Buene Monake, el congoleño de 42 años tetrapléjico a consecuencia de una paliza de corte racista sufrida el pasado 10 de febrero en Alcalá de Henares, podrá recibir la asistencia de sus familiares, residentes en su país de origen. La delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, se comprometió ayer a agilizar el reagrupamiento de la familia de este hombre. Así, podrán viajar a España sus dos hijos, de 10 y 12 años, y su hermana, que residen en Kinshasa.

El compromiso lo asumió la delegada ante Esteban Ibarra, presidente de Movimiento contra la Intolerancia, que había acudido a ella con esa demanda. La ONG se ha personado como acusación particular en la instrucción judicial por la agresión del nigeriano. La medida se concretará en la tramitación urgente del reagrupamiento familiar para Miwa, "siempre conforme a la ley, que contempla la excepcionalidad de un caso como el suyo", explicó una fuente de la Delegación del Gobierno, que agregó: "La delegada siempre se muestra receptiva a este tipo de casos, en conformidad con la ley de Extranjería, que los contempla como excepcionales y de urgente tramitación".

Movimiento contra la Intolerancia ha trasladado al fiscal jefe de Madrid su "preocupación porque el presunto autor de la agresión goce en la actualidad de libertad condicional". También ha solicitado a los juzgados 4 y 6 de Alcalá de Henares que Buene pueda testificar ante el juez que instruye el caso, "porque siete meses después de la agresión aún no lo ha hecho".

Buene Monake, que mide 1,80 metros y pesa ahora unos 50 kilos, vive alojado en el Centro Nacional de Parapléjicos de Toledo. Residía con su esposa en Alcalá y llevaba en España desde el año 2000. Había estudiado la carrera de Económicas y trabajaba de traductor como apoyo a otros inmigrantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de septiembre de 2007