El congoleño tetrapléjico por una agresión racista denuncia que su agresor sigue libre

Han pasado ocho meses y Miwa Buene Monake aún está "a la espera de que el fiscal presente una acusación"

Miwa Buene Monake denunció ayer que, ocho meses después de ser brutalmente agredido en plena calle, su agresor, Roberto Alonso de Varga, está el libertad sin fianza, mientras que él ha quedado tetrapléjico de por vida. Miwa Buene, un economista congoleño que trabajaba como intérprete en la Asociación Católica de Migraciones, vivía en Alcalá de Henares (Madrid) y llevaba una vida normal hasta que el 10 de febrero fue atacado por la espalda por un joven de estética nazi que le propinó un fuerte golpe en la nuca que le provocó una lesión medular que le ha dejado tetrapléjico. La Fiscalía de Madrid sigue sin pronunciarse sobre el caso.

Más información

En una rueda de prensa convocada en el Centro de Lesionados Medulares de Vallecas para denunciar su situación, Miwa ha explicado que su agresor, con antecedente penales por robo con fuerza y atentado a la autoridad, le increpó: "Arriba España. Eh, tú, mono, tu sitio no está aquí, tu sitio está en el zoo". "Yo no quería discutir -ha explicado- porque a la derecha había varias personas y me di cuenta de que eran de su grupo porque le decían, '¡campeón déjale!', pero al cambiar de acera recibí un golpe muy fuerte y no me di cuenta de nada más hasta que me desperté en el hospital Príncipe de Asturias", donde estuvo 17 días en coma. La agresión le provocó la rotura de tres vértebras.

La causa se sigue en el Juzgado de Instrucción número 4 de Alcalá de Henares a partir de la denuncia de la víctima y del parte policial que habla de racismo en el agresor. El juez tomó declaración por primera vez a la víctima siete meses y dos semanas después del suceso. El fiscal conoció el caso a los siete meses."Siete meses después, el fiscal ni siquiera estaba enterado de los hechos. Yo sólo pienso que el mismo agresor me puede hacer daño una segunda vez y que ha paralizado mi vida", ha subrayado. Mirelle Nyenewile, su mujer, enfermera de 31 años que trabaja en una empresa del sector de la alimentación, se pregunta si la Justicia hubiera actuado igual si hubiera sucedido al contrario y si su marido hubiera atacado a un blanco en plena calle.

Reagrupación familiar

"Pido prisión para este chico porque mi marido sólo mueve el cuello y la cabeza. ¿Ésa es la lotería grande que me ha tocado en España? Mi vida ya no tiene sentido de nada y un chico con antecedentes anda por la calle y hace su vida", ha denunciado Mirelle, pa añadir: "Me he dado cuenta de

que ese color que tiene (mi marido) no vale para nada. Los negros no tenemos derecho de vivir". Sobre la respuesta de las administraciones, el presidente de Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, ha indicado que la Delegación del Gobierno en Madrid facilitará la reagrupación familiar de Miwa y traerá a sus dos hijos, de 10 y 12 años, en unas dos o tres semanas, gracias además a que Air France pagará los billetes de avión. Además, según Ibarra, el consejero de Inmigración de la Comunidad de Madrid se ha comprometido a intentar que el IVIMA cambie a Miwa su domicilio por otro adecuado a las necesidades de un tetrapléjico.

Movimiento contra la Intolerancia se ha personado además como acusación popular y ahora mismo, "ocho meses después", aún están "a la espera de que el fiscal presente una acusación". El agresor, Roberto Alonso de Varga, "que ha sido perfectamente identificado por los testigos, sólo tiene que ir dos veces al mes al Juzgado número 4 de Alcalá para firmar" pero Monake y la ONG exigen "su ingreso en prisión como medida cautelar". Esteban Ibarra ha advertido además de que las agresiones como la de Miwa o la que fue grabada por las cámaras de Ferrocarriles de Barcelona hace unos días "no son episodios aislados", sino que "se producen de manera reiterada".

Las autoridades "debían tomarse en serio esta situación porque es grave. Sólo en Internet hay grabadas una cantidad de agresiones escandalosa y nadie actúa de oficio", según Ibarra. A su juicio, hace falta una respuesta institucional, la creación de una fiscalía especializada, una acción vigorosa de la justicia, protección para las víctimas, una legislación contra el racismo, mayor implicación de los atestados policiales, una mejor actuación fiscal ante estos hechos y un sistema informático que permita ordenar estos delitos para identificar rápidamente al agresor. Movimiento contra la Intolerancia ha habilitado el teléfono 902 180 995 para que las víctimas denuncien las agresiones "aunque no tengan papeles".

Miwa Buene Monake y Mireie Nynewile Mbuyi, durante la rueda de prensa en el Centro de Lesionados Medulares de Vallecas.
Miwa Buene Monake y Mireie Nynewile Mbuyi, durante la rueda de prensa en el Centro de Lesionados Medulares de Vallecas.EFE

56 casos discriminación racista entre enero y septiembre

La ONG SOS Racismo ha denunciado hoy que entre enero y septiembre de 2007 la organización ha registrado hasta 56 casos de discriminación xenófoba en la Comunidad de Madrid, en su mayor parte por agresiones de personal de seguridad privada. Según el informe que la ONG ha hecho público, la mayor parte de las reclamaciones que los afectados presentaron en esta entidad (14 del total), y que en muchos casos llegaron a los juzgados, estaban relacionados con maltratos, agresiones o discriminación por parte de vigilantes de seguridad de diversos establecimientos, discotecas o medios de transporte.

Un ejemplo de este tipo fue la brutal paliza que, el pasado mes de marzo, sufrió el ciudadano de origen sierraleonés T.A., el cual sufrió una lesión en el oído a causa de los golpes que le propinaron dos vigilantes de seguridad privada de la estación de Atocha que aún no han sido juzgados.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50