Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el último alcalde franquista de Valencia, Miguel Ramón Izquierdo

La alcaldesa de Valencia, la popular Rita Barberá, intentó recuperar la figura de Miguel Ramón Izquierdo hace pocos meses, justo en vísperas de la campaña electoral de las municipales. Barberá quiso otorgarle al último alcalde franquista de la ciudad, a contracorriente de los hechos, protagonismo en el 30 aniversario de la recuperación para uso ciudadano del viejo cauce del río Turia, hoy convertido en un maravilloso parque urbano. Pero el protagonismo político de Miguel Ramón Izquierdo (Valencia, 1919), fallecido ayer a los 88 años, se produjo, fundamentalmente, en los tiempos de la difícil transición política.

Abogado de formación, Ramón Izquierdo fue nombrado decano del Colegio de Abogados de Valencia entre 1973 y 1974. Vinculado por la actividad familiar con la metalurgia, fue presidente del Sindicato Provincial del Metal de Valencia entre 1963 y 1966. En 1968 impulsó la creación de la Agrupación de Exportadores Metalúrgicos de la Región Valenciana, cuya presidencia ocupó hasta 1972. Persona próxima a Fernando Herrero Tejedor, entonces secretario general del Movimiento, Ramón Izquierdo fue nombrado en septiembre de 1973 alcalde de Valencia y Procurador en Cortes por el tercio municipal. Aunque la renovación de los ayuntamientos le obligaba a cesar en enero de 1976, con el apoyo de los concejales que le acompañaban en la Corporación franquista, se mantuvo al frente de la alcaldía hasta abril de 1979 ignorando la fuerte contestación vecinal.

Fundó Unión Valenciana

Desde su puesto de alcalde de Valencia, en los estertores de la dictadura, aglutinó a una parte del franquismo local y la condujo hacia posiciones regionalistas. En 1977 ayudó a impulsar la Unión Regional Valenciana, formación desde la que se gestaría, tan sólo unos años más tarde, Unión Valenciana. Defensor de posiciones partidarias del secesionismo lingüístico del catalán, Ramón Izquierdo obtuvo acta de diputado en el Congreso en 1982 en la candidatura por Valencia de Coalición Popular, la formación liderada por Manuel Fraga. Entre 1982 y 1984, asumió la secretaría general de Unión Valenciana, desde donde alentó las posiciones anticatalanistas en la denominada batalla de Valencia. En 1984 dejó la secretaría general de Unión Valenciana para pasar a ocupar la presidencia del partido, puesto desde el que inició la retirada paulatina de la primera línea de la vida política valenciana en 1989.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de septiembre de 2007