Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:La situación en el País Vasco

"A los que me insultan les digo: 'Vosotros no sois el pueblo'"

San Sebastián

Cuando termina la entrevista, Regina Otaola (Eibar, 1952) se levanta y se pone a canturrear una pieza de zarzuela. Y así explica que se siente "vasca y española". Licenciada en Derecho, lleva amenazada desde que entró en el PP, en 1995. Ha sido concejal de Eibar, portavoz en las Juntas Generales (Parlamento provincial) de Guipúzcoa y, ahora, además, alcaldesa de un pueblo que ni siquiera conocía antes de mayo: Lizartza.

Pregunta. ¿Está haciendo esto por compromiso con su partido, con su país, con la política?

Respuesta. Por compromiso con mis principios. Cuando uno entra en un partido es porque primero tiene sus principios. Desde luego comparto los de mi partido, pero esto lo hago sobre todo por mí misma. Lo más importante de este mundo es ser ciudadano, no ir por la vida de esclavo de nadie. Eso es lo que me motiva y lo que me hace decir: "¿A Lizartza? Sí, por supuesto".

P. ¿Cómo han sido estos tres meses? ¿Esperaba los insultos? ¿Sabía dónde se metía?

R. Por supuesto, sabía dónde me metía. Se hace duro, no es plato de gusto, pero bueno, seguimos ahí. Y tampoco pensaba yo que iba a acercarse tanta gente a contarnos cosas, a animarnos... Y sí la ha habido. Yo espero que con el tiempo eso irá a más.

P. ¿Se le acercan en público los vecinos a darle ánimos?

R. Bueno, no se nos acercan allí en el pueblo, ¿eh? No, claro. Son contactos fuera del Ayuntamiento. Me dicen que están hartos de ANV, y que quieren que sigamos adelante, que no cedamos ante ellos.

P. ¿Usted amanece con miedo los días que le toca ir a Lizartza?

R. Con miedo... No, miedo no. Es una especie de tensión. Piensas: "¿Hoy cómo será? ¿Dónde estarán?" Pero cada vez menos. Hombre, está por ejemplo la amenaza del otro día, y estas cosas... ya sabemos que uno es el que apunta y otro el que dispara. Pero no, en el miedo no pienso.

P. Cuando se relaciona con vecinos o con funcionarios que antes trabajaron para Batasuna, ¿en algún momento piensa: 'Quizá esta persona no me quiere aquí, quizá incluso me haría daño'?

R. Prefiero no pensar 'me haría daño'. Es mejor no pensar eso de las personas, primero porque no las conozco y además porque sería un tormento.

P. ¿Cómo se gobierna a distancia? ¿Da las ordenes por teléfono?

R. Sí, aunque si hay algo urgente me acerco. Pero claro, cada vez con ese lío de avisar a la policía, los escoltas...No podemos decir cuándo ni cómo vamos a ir al pueblo, no avisamos a nadie. Eso sí, todos los días hablo con los concejales. Los plenos se hacen en Lizartza, y se seguirán haciendo allí. Por el momento, a puerta cerrada, porque en los tres que hemos celebrado nos han montado el numerito.

P. El PP lleva a gala que se presenta en todos los pueblos, pero es a costa de llenar las listas con gente de fuera.

R. ¡Pues claro que sí! Pero esa gente que vota a PP, pues al menos tiene la oportunidad de votar a su partido. Yo lo que pido es que todos los partidos asuman esa responsabilidad, que no le digan a ciertos pueblos: "Ahí te quedas". Los partidos tienen que estar a las duras y a las maduras.

P. Usted gobierna legítimamente, pero con 27 votos en un pueblo de 600 personas. Con la mayoría del pueblo en contra...

R. A ver. Yo sé que tengo en contra a ANV. Pero el resto del pueblo ¿está en contra? Pues no lo sé. ¿Cómo saberlo, si no han tenido oportunidad de votar al resto de partidos? Claro, ellos dicen: '¡Tenéis el pueblo en contra! ¡El pueblo no os quiere!' Y yo digo: '¿Qué pueblo? ¿Vosotros 20 que gritáis e insultáis sois el pueblo?' No, el pueblo no sois vosotros.

P. Sustituye en la alcaldía a Joseba Egibar, del PNV, que también fue acosado y esta vez ha renunciado a presentarse. ¿Le hizo llegar él algún mensaje de ánimo?

R. Estos días no. Antes de tomar posesión sí le llamé y tuve una reunión con él, para saber cómo estaba el pueblo, los asuntos pendientes... Estuvimos charlando.

P. ¿Qué le dijo él?

R. Nos miraba así como diciendo: "Pero ¿vosotros sabéis dónde os vais a meter?" Y yo pensaba: "Sí, claro, donde tú has estado y has salido corriendo".

P. Si dentro de cuatro años su partido le pide que se presente de candidata en Lizartza...

R. Pues dentro de cuatro años contestaré.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de septiembre de 2007