El 'caso Madeleine'

Los británicos empiezan a dudar de los McCann

Hace unas semanas parecía imposible insinuar siquiera que los McCann eran al menos responsables indirectos de la desaparición de su hija por haberla dejado sola mientras cenaban con unos amigos. Durante cuatro meses, todo el Reino Unido entero ha actuado como un solo hombre en solidaridad y defensa de los padres de Maddie. Pero las cosas han cambiado de forma radical en los últimos días. Pese a que las críticas a la policía portuguesa siguen dominando, los británicos empiezan a dudar de los McCann, y no faltan quienes les consideran no ya responsables, sino directamente culpables.

Mientras las televisiones no cesaron el jueves de difundir las reacciones de solidaridad de amigos y familiares del matrimonio, la prensa se centraba ayer en explicar los hechos del día anterior en Portugal y abría las puertas a la posibilidad de que la policía lusa acabara teniendo razón y la pequeña Madeleine hubiera podido ser víctima de un fatal accidente. El diario The Daily Mail daba preferencia en su primera página a los interrogantes planteados por la policía a Kate McCann: "¿Por qué había sangre en el coche? ¿La drogó usted aquella noche? Confiese y sólo le costará dos años". En el interior, uno de los periodistas que han investigado el caso desde mayo explica cómo desde el principio tuvo sospechas sobre la pareja.

Un periodista explica en 'The Daily Mail' que desde el principio sospechó de la pareja

Más información

El popular tabloide The Sun, en cambio, seguía defendiendo a capa y espada la inocencia de Gerry y Kate McCann, y sostenía que la policía los acusa para cerrar el caso cuanto antes y que tales acusaciones son "burlescas".

Mientras el silencio ha embargado a los poderes públicos, que antes siempre mostraron su solidaridad con la familia, empezando por el primer ministro, Gordon Brown, los ciudadanos de a pie parecen abiertamente divididos, como reflejan numerosos foros de Internet. En la tertulia del portal www.anorak.co.uk, por ejemplo, mientras unos siguen defendiendo a los McCann y se preguntan cómo pudieron provocar la muerte accidental de su hija al tiempo que cenaban con unos amigos y esconder el cuerpo esa misma noche, otros dudan de la inocencia de los padres o les acusan de montar un inmenso operativo para borrar pistas. Se impone la tesis de que dieron somníferos a la niña, que quizá recibió por accidente una dosis doble: una vez de manos del padre y otra vez de manos de la madre.

"Aunque esto es lo que muchos sospechábamos, no puedo explicar lo que siento en estos momentos. ¡Estoy horrorizada!", escribe Julie. Christoph celebra que los McCann tengan buenos abogados, pero se niega a que los costes se paguen con el dinero recaudado en la campaña para localizar a Maddie. "¿No tiene nadie la impresión de que estos padres, si son culpables, se van a acabar librando por la campaña que han montado?", se pregunta alguien bajo el nick (apodo) m.e. Moose opina que la policía portuguesa tiene pruebas contundentes basadas en el ADN, subraya que los análisis se han llevado a cabo en el Reino Unido y se pregunta: "¿Por qué la gente no se cree que un respetado doctor pueda hacer esto?". Y recuerda al doctor Shipmann, el mayor asesino en serie de la historia del Reino Unido.

En www.mumsnet.com, casi todos apoyan a la familia, pero hay también escépticos, como debgronow, que destaca la importancia de los rastros de ADN y de que los análisis se hicieran en Inglaterra. "Creo que son inocentes", escribe haychee, "pero cuando desapareció, me sorprendió la compostura de los McCann. Mi hija sospecha de los padres desde hace tiempo". Noddyholder va más allá: "¿Cuál es vuestro problema, por qué seguís defendiendo a esa gente horrible?", dice, en referencia a los McCann. Y Oenophile destaca que en realidad nadie, salvo los padres, dice haber visto a Madeleine después de las seis de la tarde del día que desapareció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 08 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50