Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El 'caso Madeleine'

"Esto es una farsa", clama la familia

Los parientes de Gerry y Kate McCann salen en tromba en defensa de la pareja

La familia de Gerry y Kate McCann salió ayer en tromba en defensa de la pareja. Desperdigados entre Inglaterra y Escocia, familiares y amigos de los McCann calificaron de absurda y ridícula la sola idea de que los padres de la pequeña Madeleine puedan estar implicados en su desaparición.

El propio Gerry escribió el jueves por la noche en su diario electrónico, tras las 11 horas de interrogatorio vividas ese día por su mujer: "La sugerencia de que Kate está implicada en la desaparición es ridícula. Cualquiera que conozca algo de lo que pasó el 3 de mayo sabe que Kate es completamente inocente. Vamos a seguir luchando y no dejaremos de buscar a Madeleine".

"He hablado con Kate y controla la situación e intenta ser positiva", declaró a la BBC Susan Healy, madre de la ahora sospechosa. "Está muy ansiosa pero sabe que sean cuales las evidencias que tiene la policía, ella es inocente".

Sobre la posibilidad de que los McCann puedan ser acusados, dijo: "Todos los que conocen a Kate y Gerry saben que eso es absolutamente ridículo. No puedo describirlo de otra manera. Si la policía cree que están implicados se va a demostrar que eso no es posible".

El padre de Kate, Brian Healy, declaró a Sky News: "Durante semanas y meses hemos apoyado a la policía portuguesa, pero ya no podemos más. Esto es una pérdida de tiempo, una farsa".

Quizá los más indignados ayer eran John y Philomena McCann, hermanos de Gerry y tíos de Madeleine. "Estamos furiosos y muy frustrados", afirmó John con énfasis. "Mi sobrina está desaparecida y no podemos creer que la línea de las investigaciones que ha tomado la policía portuguesa sea considerarles a ellos como sospechosos. Nos parece increíble. Lo que habría que hacer es volver atrás, a las verdaderas posibilidades de un potencial secuestrador", declaró en Glasgow.

Una sospecha absurda

Su hermana Philomena explicó que a su entender la policía sospecha que Kate -pero no Gerry- mató accidentalmente a Madeleine y escondió el cuerpo hasta que pudo deshacerse de él. "No he oído nada más absurdo en toda mi vida. El mundo entero les ha estado viendo durante cuatro meses. ¿Cómo podrían haber escondido a una niñita, en un país extranjero en el que no conocen a nadie?", se preguntó a si misma. "Kate está absolutamente furiosa. Está indignada, como lo estamos todos los que tenemos un dedo de frente".

"En el hospital la gente no se lo puede creer", manifestó el doctor Doug Skehan, director del Hospital Glenfield de Leicester, en el que Kate McCann trabaja como cardiólogo. "Toda la gente con la que he hablado quería enviar su apoyo a Gerry y Kate".

Brian Kennedy, tío abuelo de la pequeña Madeleine, expresó también el apoyo de toda la familia a la pareja, tanto moral como financiero. Y un grupo de amigos que estaban de vacaciones con los McCann el 3 de mayo, cuando desapareció la niña, hicieron público un comunicado en el que se declaran "consternados por cualquier sugerencia de que Kate tenga nada que ver con la desaparición". "Ella es inocente: lo sabemos porque somos sus amigos, estábamos con ella esa noche y vimos de primera mano el inimaginable dolor que sufrieron Kate y Gerry", añaden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2007