Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La opinión pública en Occidente

Bush pide ayuda a China frente a Teherán

Hu Jintao advierte a EE UU de que Taiwan va a entrar en un periodo "potencialmente peligroso"

El presidente George W. Bush defendió ayer en un cara a cara con su homólogo chino, Hu Jintao, la importancia de una solidaridad internacional frente a los planes nucleares de Irán, como ha ocurrido con Corea del Norte, que acaba de abandonar su programa atómico.

Mientras Bush puso el acento en el régimen de Teherán, Hu lo hizo sobre el contencioso de Taiwan. Los dos presidentes se encuentran en la ciudad australiana de Sidney para asistir a la cumbre Asia-Pacífico (APEC), que se celebra este fin de semana.

En relación con el tema de Irán, cuyo régimen se arriesga a sufrir nuevas sanciones por parte del Consejo de Seguridad de la ONU por su negativa a suspender el enriquecimiento de uranio (técnica que sirve para fabricar tanto combustible nuclear como material fisible para armas atómicas), el consejero adjunto de seguridad del presidente estadounidense, James Jeffrey, aseguró que los dos jefes de Estado hablaron "en términos generales de la necesidad de una tercera resolución". Añadió que Bush subrayó la importancia "de una solidaridad internacional" y en particular, de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Por su parte, Hu Jintao advirtió a su homólogo estadounidense de que Taiwan va a entrar en un periodo "sensible y potencialmente peligroso". El Gobierno del Partido Progresista Democrático taiwanés -aliado de Washington- se propone celebrar el próximo mes de marzo un referéndum, coincidiendo con las elecciones presidenciales, para la incorporación de Taiwan a la ONU. Pekín considera la isla como parte integrante de China, y ha amenazado con usar la fuerza para impedir su independencia formal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de septiembre de 2007