La Eurocámara pide que se pueda subir a los aviones con líquidos

El agua de Lourdes seguirá sin poder ser transportada a mano por los peregrinos de la línea aérea creada por el Vaticano, después de que ayer la Comisión Europea hiciera oídos sordos a la petición del Parlamento Europeo de relajar o derogar las medidas que restringen drásticamente el transporte de líquidos, geles y sustancias semejantes en las cabinas de los aviones. "Una derogación sin alternativa supondría un riesgo que no estoy dispuesto a hacer correr a los pasajeros", indicó en un comunicado el comisario de Transportes, Jacques Barrot. "Y tampoco quiero asumir el riesgo de exponer al sector aéreo a las consecuencias económicas de un atentado".

El Parlamento Europeo se hizo ayer eco de la incomodidad y contratiempos sufridos por los viajeros de avión por las estrictas limitaciones impuestas a la introducción en cabina de líquidos -que ha dado lugar a numerosas anécdotas chuscas, rematada hace unos días con la obligación de renunciar a botellas con agua recogida en Lourdes por unos peregrinos-, y pidió por amplia mayoría (de 464 a 158, con 70 abstenciones) al Ejecutivo comunitario que revise urgentemente el draconiano y secreto reglamento y que, a falta de nuevos hechos concluyentes, lo derogue.

El reglamento prohíbe desde hace un año viajar con líquidos (colonias, crema de afeitar, líquido para las lentillas, zumos...) al alcance de la mano contenidos en recipientes de más de 100 mililitros, todos los cuales deben caber en una bolsa transparente de un litro. Los líquidos sí son admitidos en el equipaje que se factura.

La medida fue adoptada después de que el pasado verano fueran desactivados planes de atentar contra aviones en vuelo usando líquidos explosivos.

El eurodiputado español Ignasi Guardans (CiU), punta de lanza de los críticos, insistía ayer en que diversos expertos han mostrado en audiencias en la Eurocámara la imposibilidad de detectar explosivos líquidos con los escáneres. Pero Barrot -apoyado, entre otros, por los socialistas y populares españoles- no acepta el argumento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50