Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unió reprocha a Mas abrir un debate sobre el futuro del partido a siete meses de las generales

La propuesta de Artur Mas de abrir un debate político y social sobre el futuro del catalanismo ha irritado a sus socios de Unió Democràtica. Los democristianos, además de rechazar la particular idea de Mas de convertir Convergència en la "casa común del catalanismo", consideran un error que la haya lanzado a tan sólo siete meses de las elecciones generales, cuyo cabeza de cartel será precisamente el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida. Ayer, el secretario general del partido, Josep Maria Pelegrí, no tuvo reparos en pronunciarse en este sentido y alertó que implicar a sectores del PSC y ERC en este debate puede acarrear a CiU la "pérdida de centralidad" política, uno de sus principales "valores".

En declaraciones a la emisora Rac1, Pelegrí se quejó de que Mas empezara este debate a pocos meses de las legislativas. "No es el momento", apuntó, "porque puede transmitir la sensación de que CiU pierde la centralidad" con posibles alianzas con socialistas y republicanos. "En Unió no nos hace muy felices que desde Convergència se quiera transmitir el mensaje de que quieren ampliar su militancia a sectores de Esquerra y socialistas".

"No sé qué hubiese pasado", se quejó el dirigente democristiano, "si unos meses antes de las elecciones autonómicas, Unió Democràtica hubiese iniciado un debate político sobre una cosa que no tiene nada que ver con las elecciones".

No obstante, se mostró esperanzado en que, finalmente, Unió y la candidatura de Duran saldrán indemnes de este órdago. "No afectará a la campaña porque Duran es un excelente candidato, un candidato fuerte, con una gran personalidad y es el político con la valoración más alta en Cataluña, por lo que creo que no nos afectará", agregó. "Nosotros vamos a dedicarnos al candidato y a la campaña electoral", concluyó.

Invitación de CDC

Artur Mas, por su parte, invitó a los democristianos a participar en este debate sobre el catalanismo a pesar del rechazo con que han recibido la propuesta. "Sé perfectamente que no es el debate que más interesa en Unió. Ahora bien, de la misma manera que yo respeto aquellas cosas que se promueven sólo dentro de Unió, porque responden a sus objetivos más directos, es evidente que cuando Convergència intenta promover un proyecto propio también debe ser objeto de respeto", señaló. A pesar de las críticas que ha recibido su proposición, Mas descartó que este hecho abra una crisis entre los dos partidos de la federación.

El líder convergente anunció que el próximo 20 de noviembre su partido celebrará un acto en el Palacio de Congresos de Barcelona en el que lanzará su propuesta de renovar las bases ideológicas del catalanismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de septiembre de 2007