Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mal tiempo retrasa el inicio de la inspección del pecio del 'Prestige'

Olas de tres metros en la zona donde se hundió el Prestige, a 250 kilómetros de la costa gallega, impidieron ayer a los robots Argus y Fugro iniciar la inspección del pecio. Los técnicos que dirigen la operación desde el barco Siem Danis tienen previsto volver a intentarlo hoy porque, según la Vicepresidencia del Gobierno, el pronóstico meteorológico vaticina que amainará el viento. Las máquinas submarinas que se utilizarán para buscar el origen de las nuevas fugas de fuel del petrolero precisan unas condiciones determinadas para poder bajar a las profundidades del Atlántico, según explican los organizadores de la expedición.

El barco encargado de la inspección llegó a la zona donde reposan los restos del Prestige ayer por la noche. El Siem Danis partió el 29 de septiembre de la localidad de Aberdeen, en Escocia, pero tuvo que regresar a puerto poco después porque se detectó una avería en uno de los robots. El problema, explica Vicepresidencia, fue solventado y las máquinas se encuentran ahora en condiciones para intentar inspeccionar el pecio a 4.000 metros de profundidad.

Si el tiempo lo permite, Argus y Fugro realizarán hoy unos ensayos clave para determinar si la inspección es viable. Si la prueba es un éxito, los robots bajarán junto al pecio para buscar la zona del casco por la que están saliendo entre 20 y 50 litros de chapapote diarios. Las máquinas revisarán el sellado de fugas realizado por Repsol hace tres años y el estado de las válvulas que la compañía instaló entonces en el pecio para extraer la carga contaminante con la que se hundió el Prestige el 29 de noviembre de 2002. Aunque detecten nuevos escapes, los robots no los sellarán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de septiembre de 2007