Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quintana arranca a Touriño un compromiso para el transporte de discapacitados

El futuro decreto obligará a incluir una importante partida en los Presupuestos de 2008

Emilio Pérez Touriño y Anxo Quintana resolvieron ayer su primera reunión tras las vacaciones veraniegas con el compromiso de cerrar un acuerdo para el transporte de personas mayores y discapacitadas. Presidente y vicepresidente de la Xunta aparcaron el análisis de otros conflictos que han enturbiado sus relaciones y se centraron en un proyecto nacionalista que no encaja con facilidad en el borrador de los Presupuestos para 2008, en el que ya trabaja la Consellería de Economía. Su titular y la de Política Territorial asistieron a la reunión, de casi tres horas.

Quintana puso encima de la mesa un proyecto de su departamento que prevé implantar una red de transporte adaptado, para dar servicio a personas mayores de 65 años y discapacitadas. Vicepresidencia calcula el coste del proyecto en 6 millones de euros en una primera fase y en 36 anuales cuando esté en plena ejecución, pero Economía calcula que el impacto financiero puede exceder ampliamente esas cifras. Para Política Territorial, el desembolso se acercaría a 53 millones de euros.

El preacuerdo de ayer consiste en renunciar al carácter universal del servicio y estudiar su aplicación limitada por grados de discapacidad. Los conselleiros de Economía, José Ramón Fernández Antonio, y de Política Territorial, María José Caride, coincidieron en la necesidad de implantar un sistema para dependientes. En la reunión también se repasó otro proyecto de la Consellería de Industria, gestionada por los nacionalistas, de crear un organismo similar al Instituto Galego de Promoción Económica (Igape) para ayudas a pequeñas empresas.

La naturaleza de la reunión, con la presencia de Fernández Antonio y Caride, obligó a dejar para otra ocasión distintos asuntos relacionados con las difíciles relaciones que viven los socios del Gobierno gallego no relacionadas con los presupuestos, y que Touriño y Quintana coinciden en que pueden pasar factura a PSOE y BNG. Entre ellos destaca la propuesta de los nacionalistas de enseñar el himno gallego en las galescolas a niños de tres años o las fricciones sobre la cobertura informativa por Televisión de Galicia de los actos del vicepresidente.

Sobre el conflicto de Televisión de Galicia, el portavoz parlamentario del PSOE, Ismael Rego, prefirió no hacer sangre y obviar el enfrentamiento de Vicepresidencia con los responsables de los servicios informativos del canal autonómico. "Parto de la base de que ningún responsable político establece vetos a los medios de comunicación, y estoy seguro de que el vicepresidente tampoco". Rego aseguró no conocer "ese veto".

Sí se pronunció el diputado socialista sobre "la transparencia y regeneración democrática" que, en su opinión, se está aplicando en TVG, donde "se están haciendo los deberes". Rego aseguró que la audiencia de los medios públicos de radio y televisión "confirma que han cambiado respecto a la etapa del PP", pero se comprometió a llevar adelante la ley de reforma de la compañía.

Más categórico se mostró el portavoz del BNG, Carlos Aymerich, que reivindicó "que se apruebe la ley" que debe reformar el estatuto del ente público, y que, recordó, "forma parte del pacto de gobierno" entre el PSOE y los nacionalistas. Esa reforma permitirá que televisión y radio "dependan de leyes, no de personas". "Pedimos una regulación de los medios públicos para que los telexornais sirvan para algo más que para saber si el conselleiro va a comer a casa", declaró. Esos cambios constituyen "un debe político del conjunto del Gobierno gallego".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de septiembre de 2007