Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica pide que el Estado costee la nueva red de Internet en zonas no rentables

Los nuevos usos de la Red hacen necesaria una mayor capacidad de conexión

La nueva era de Internet está la vuelta de la esquina. La televisión, las descargas y las llamadas redes sociales precisan de una nueva red con más capacidad. Telefónica se prepara para tender su propia infraestructura de fibra óptica. Pero ha advertido que no va a llegar a todo el territorio. En las zonas no rentables con poca población ha pedido al Estado que se haga cargo de la inversión. El regulador tiene la última palabra.

Internet no se colapsa por enviar email o por consultar páginas web. El 50% del tráfico que circula por la Red es televisión sobre IP (Protocolo de Internet) y el 34% descargas. Ese dato da idea del tremendo cambio que ha sufrido Internet, que ha multiplicado su volumen de datos por 34 en apenas seis años. Servicios de intercambio de archivos como MySpace o YouTube (se cuelgan 65.000 vídeos y tiene 100 millones de visitas diarias) han dado lugar a crecientes necesidades de banda que estrangulan la red.

Para responder a ese reto, todas las grandes operadoras (generalmente, los antiguos monopolios) están desplegando redes de alta capacidad. El debate que se plantea es si deben compartir esas infraestructuras con los operadores alternativos como hasta ahora.

En España, la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) prepara la regulación y ha abierto un periodo de consultas. Y ya tiene respuesta de Telefónica.

La empresa que preside César Alierta quiere que las zonas donde hay competencia en redes, es decir, donde haya operadores de cable, se liberalice por completo el mercado y sean los operadores los que lleguen libremente a acuerdos comerciales de compartición de redes. Y en las zonas rurales, donde no es rentable la banda ancha, piden al Estado que asuma con "dinero público" el tendido de la red.

Así lo anunció ayer en los cursos de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander Julio Linares, el segundo ejecutivo de Telefónica, que prevé que en apenas dos años la mitad de los hogares españoles cuenten con banda ancha. La red de tercera generación de Telefónica permitirá velocidades de 50 megabits por segundo. La operadora invertirá este año 8.000 millones en todo el mundo, sobre unas ventas de 57.000 millones.

En el mismo encuentro, organizado por la patronal Aetic, el consejero delegado de Vodafone, Francisco Román, criticó la doble regulación (española y europea) y pidió una normativa única.

Por su parte, el consejero delegado de Yoigo, Johan Andsjö, adelantó que han alcanzado los 161.000 clientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de septiembre de 2007