Reportaje:

Sólo el 20% de los abusos se denuncian

El Telefóno del Maltrato Infantil registró en seis meses 274 casos de corrupción de menores y abusos

Ocho de cada diez menores víctimas de abusos sexuales jamás airearán su pesadilla. El miedo a las represalias del adulto que le somete a tocamientos o agresiones sexuales explican el silencio infantil, máxime cuando el 80% de los casos se dan en el seno familiar. Los agresores suelen pertenecer al mundo cotidiano de las víctimas: puede ser el propio padre, la nueva pareja de la madre si se ha separado, algún familiar o conocido.

Uno de los pocos casos que llegó a los tribunales fue el de Francisco Jiménez, que admitió abusos a 20 menores por los que ha sido condenado a 61 años de cárcel. En la sentencia se refleja que Jiménez se aprovechó de su condición de presidente del club social Las Portadas, en Dos Hermanas (Sevilla), para fotografiar "genitales, nalgas y piernas" de niñas de entre cuatro y 12 años, así como besar, acariciar y tocar a algunas de ellas. Pero pocos llegan a ser juzgados y sentenciados. "Es un delito con una gran cifra negra, sólo sale a flote entre el 10% y el 20%", indica la forense Ángeles Sepúlveda, que lleva 20 años trabajando con víctimas de abusos.

Más información
Cuatro casos de pederastia en una semana

Por un lado, la víctima teme contar lo que le ocurre cuando el agresor es un allegado. Por otro, la denuncia es vergonzante para el entorno. Ambos factores explican la clandestinidad en la que viven estos delitos y de la que se benefician los agresores. "Por eso los abusos pueden durar años", sostiene la experta.No hay un perfil sociológico, aunque Ángeles Sepúlveda cita una serie de rasgos "psicológicos" comunes. "Suelen tener poca autoestima y ejercen su superioridad con personas muy vulnerables, aunque tienen también una baja tolerancia a la frustración y un gran narcisismo", expone.

De los estudios elaborados por la asociación Amuvi, fundada en 1994 por Ángeles y su hermana Pilar para luchar contra la violencia sexual hacia mujeres y menores, se han evidenciado características singulares como el estado civil. "El 80% suele estar casado, lo que demuestra que el trasfondo no es sexual sino el afán de dominio", señala la forense.

El Teléfono del Maltrato Infantil (900 851 818), que depende de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, registró 634 denuncias durante el primer semestre del año. El 43% de ellas estaban relacionadas con los abusos sexuales (48 denuncias) o la corrupción de menores (226).

"Están aumentando porque hay más concienciación y también ayuda que el teléfono es anónimo porque a veces el ciudadano tiene miedo a denunciar", indica la directora de Infancia y Familias, Carmen Belinchón. Desde este departamento se trabajan dos líneas. Una se dirige a proporcionar atención especializada a las víctimas de agresiones sexuales que "les permita superar los trastornos". Dos equipos -uno en Sevilla y Málaga- se reparten esta labor, aunque serán reforzados a partir de 2008. La otra incide sobre la prevención. Porque, según la presidenta de Amuvi, Pilar Sepúlveda, se puede hacer: "Hay que enseñar a los niños a saber decir que no y que sepan detectar cuando sufren abusos".

Sobre la firma

Tereixa Constenla

Corresponsal de EL PAÍS en Lisboa desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera en Andalucía. Es autora del libro 'Cuaderno de urgencias'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS