Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejo comarcal de Montsià se suma al rechazo del depósito de gas previsto en Vinaròs junto a Alcanar

El rechazo a la planta transformadora de gas en Vinaròs (Castellón) y en la vecina Alcanar (Monstià) dejará de ser un asunto estrictamente local. El pleno del consejo comarcal del Montsià aprobará hoy con toda probabilidad una moción presentada por ERC pero negociada entre las demás formaciones que mostrará el rechazo de toda la comarca a esta instalación, a la vez que secundará las alegaciones al proyecto que ha presentado el Consistorio de Alcanar. La misma moción también exigirá al Ministerio de Industria que reconozca a esta población y a la Generalitat de Cataluña como parte afectada en el proyecto pese a que éste ocupe exclusivamente territorio de la Comunidad Valenciana.

El ministro de Industria, Joan Clos, pidió ayer comparecer en la próxima reunión de la comisión de industria y energía en el Congreso para explicar los detalles del proyecto. ICV, el martes, había pedido su comparecencia y criticado la opacidad de un proyecto tramitado durante el mes de agosto, en pleno periodo de vacaciones.

La Plataforma en Defensa de las Tierras del Sènia -movimiento local de Alcanar creado la semana pasada- ha convocado ya la primera manifestación, tras haber logrado recoger más de 7.000 firmas en este municipio turístico de 10.000 habitantes.

Este domingo, los vecinos de Alcanar y de cualquier municipio de alrededor que quieran pueden acudir a la marcha popular que ha organizado la plataforma, a pie desde el centro del pueblo hasta los terrenos donde se prevé alzar la planta transformadora de gas. Serán menos de dos kilómetros de caminata, y esta proximidad con el núcleo urbano es precisamente el principal argumento esgrimido hasta ahora por la sociedad civil y las instituciones políticas que han rechazado el proyecto.

La misma plataforma vecinal tratará de lograr una mayor implicación de los vecinos de Vinaròs mañana jueves, cuando llevarán a cabo un acto informativo con el objetivo de crear en esta localidad castellonense el mismo movimiento social de rechazo que ha surgido en Alcanar.

El grupo parlamentario en el Congreso de ERC, por otra parte, dijo ayer que pedirá la paralización de los trámites. Los republicanos se suman así a la misma petición que ha lanzado desde Cataluña el Partido Popular, CiU e ICV. El grupo socialista en el Parlamento catalán también ha pedido explicaciones al tripartito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de agosto de 2007