Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una hipoteca que se muerde la cola

La Generalitat transformó 4.428 millones de deuda en 2006, generó 425 y liquidó 123

Los ciudadanos que pagan una hipoteca descubren que el capital que deben amortizar apenas se recorta durante años, en los que casi todo lo que se paga son intereses. Es una sensación frustrante. Pero, ¿se imagina que el capital de su hipoteca creciera sin cuento? ¿se imagina verse obligado a trasladar a largo plazo todos los vencimientos a los que tuviera que hacer frente? Ese es el caso de la Generalitat, los valencianos arrastran una hipoteca que se muerde la cola. A lo largo de 2006, la Generalitat transformó las condiciones de 4.428 millones de euros sobre una deuda total de 10.759; generó nuevas obligaciones por valor de 425 millones; liquidó 123 millones y pagó 311 millones en intereses.

La deuda pública de la Generalitat valenciana crece de forma sostenida desde que el PP asumió el gobierno autonómico. A finales de 1995 los valencianos debían lo mismo que los gallegos, la mitad que los andaluces, algo menos que los madrileños y la tercera parte que los catalanes. A finales de 2006, los valencianos debían tres veces más que los gallegos, un 50% más que los andaluces y un 10% más que los madrileños. Solo Cataluña supera en números absolutos la deuda de la Comunidad Valenciana. Pero en términos relativos, los valencianos son los más endeudados tanto per cápita como en relación a la riqueza que generan. Y las deudas se acumulan.

El Banco de España asegura que la Generalitat valenciana arrastraba a finales de 2006 una deuda de 10.759 millones de euros, a la que habría añadir los 1.696 millones de euros que el banco emisor atribuía a las empresas públicas valencianas.

El resumen de gastos e ingresos de la cuenta general del presupuesto autonómico de 2006, que la Consejería de Hacienda ofrece desde hace tres semanas en su página web (http://www.gva.es/c_economia/) detalla la situación de la deuda. Según Hacienda, a 31 de diciembre la Administración autonómica debía 7.095 millones de euros, que desglosaba en 6.008 millones en deuda pública de los que 979 millones eran obligaciones a corto plazo y consignaba otros 1.087 millones como préstamos, un 80% a largo plazo.

Los préstamos a largo plazo más importantes se negociaron con el BBVA. Entidades extranjeras como Deustche Bank, Vereinsbank, Dresdener o Paribas acumulan la mayoría de los préstamos restantes.

Las emisiones de deuda más importantes corresponden a los denominados eurobonos, pero también se reflejan toda una serie de colocaciones privadas de obligaciones a través del Banco Santander, Barclays, Banque National de Paris o Deutsche Bank.

Toda la deuda pública "creada" a lo largo de 2006, un total de 425 millones de euros, fue a largo plazo a través de una emisión de eurobonos.

Las arcas de la Generalitat arrancaron el ejercicio con una deuda a corto plazo de 943 millones de euros. Sorprende que a lo largo del año, Hacienda "convirtiera" 3.415 millones de euros en deudas a corto plazo, es decir, las renegociara a su vencimiento.

A largo plazo, apenas convirtió 553 millones de euros. Los restantes 459 millones convertidos a lo largo del año pasado corresponden a préstamos. En conjunto, las transformaciones a corto y largo suman 4.428 millones de euros.

Para alcanzar la deuda que el Banco de España atribuye a la Generalitat valenciana a final de 2006 (10.759 millones) hay que sumar a la deuda que Hacienda apunta a cargo de la Administración (7.095 millones) todos los avales que la Generalitat ha concedido a empresas públicas, avales que suman 4.208 millones de euros (ver gráfico), aunque el resumen de las cuentas reduce el "riesgo vivo avalado" a la cantidad de 3.214 millones de euros. Los números de Hacienda y del banco emisor no terminan de cuadrar, pero se aproximan bastante.

A lo largo de 2006, la Generalitat concedió avales por un total de 353 millones de euros. Destacan las garantías a Ràdio Televisió Valenciana, con 138 millones de euros, y Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana, con 105 millones de euros.

Los intereses derivados de la deuda de la Generalitat arrojaron una factura que superó los 311 millones de euros. Y apenas se liquidaron 123 millones del capital principal, la tercera parte de la deuda emitida el año pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de agosto de 2007