Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Ruina en la 'colonia belga'

Urbanismo tolera el deterioro de casas que debían estar protegidas

Confrontación urbanística en el distrito de Salamanca. El grupo municipal socialista denunció ayer el deterioro de tres inmuebles situados en la calle de Roma. Óscar Iglesias, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, acusó al Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón (PP) de "permitir" el deterioro de tres bloques modernistas para sustituirlos por nuevos edificios con viviendas de lujo.

La zona, conocida como colonia belga, está protegida por la Ley del Suelo de la Comunidad, según Iglesias. El socialista hizo hincapié en la casa situada en el número 12, que, según Iglesias, está protegida. Pero en su fachada cuelga un letrero que anuncia la próxima construcción de viviendas de lujo.

Iglesias le exigió a Gallardón que tome medidas "inmediatas" para detener esta obra y obligar a los propietarios de las viviendas de la colonia (las situadas en los números 12, 14 y 30) a mantener las casas de "un gran valor arquitectónico, patrimonial e histórico". Según Iglesias, la fórmula para conseguir edificar en una casa catalogada es permitir su deterioro hasta conseguir la declaración de ruina y su demolición.

"El Ayuntamiento está aplicando la Ley de Suelo", le replicó después la coordinadora general del Urbanismo, Beatriz Lobón. Aseguró que el Consistorio ha abierto 60 expedientes en la capital a edificios que incumplen la normativa. Lobón añadió que la casa del número 12 "no está protegida", y niega que exista licencia para construir en esa propiedad, a pesar del cartel que cuelga en su fachada con la promoción de nuevos pisos.

"Otra razón más para detenerla inmediatamente", replica el concejal socialista, que insiste en que "no se ha hecho nada" a pesar de los 60 expedientes abiertos. El portavoz socialista asegura que el área de Urbanismo comunica las sanciones, pero después no pone medidas para evitar que continúe el deterioro de los edificios.

Lobón puso el ejemplo de la casa del número 14. El Ayuntamiento le abrió un expediente sancionador en 2002 por no pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE). Para Óscar Iglesias, permitir que hayan transcurrido cinco años desde entonces sin tomar más medidas es "una vergüenza".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de agosto de 2007