Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Saltar la banca con palizas

Tres detenidos por su relación con el atraco a 15 salones de juego

Iulian P., de 31 años, Florea C., de 26, y Antón V., de 28, celebraban su último golpe cuando fueron detenidos en una terraza de Torrejón de Ardoz, el pasado 7 de agosto. Dos días antes, a las diez de la mañana, habían atracado una sala de juegos en la ciudad de Parla. "Entraron a la hora de la apertura del local, cuando la sala estaba vacía", afirma el encargado del salón. "Han hecho mucho daño, personal y material, que no somos capaces de cuantificar".

La policía sí lo hace: los tres jóvenes sustrajeron cerca de 15.000 euros sólo en este atraco. Los daños personales son tales que no se pueden calcular, ya que la banda usó la fuerza sin miramientos para llevarse todo lo que pudo de las máquinas y la caja. Su forma de actuar era muy violenta y no dudaban en pegar auténticas palizas a los empleados y encargados de las salas de juego en la que cometían los delitos, a los que dejaban heridos antes de emprender la huida.

La banda era muy violenta y agredía con saña a los empleados de los locales

No es el de Parla el único atraco que se les imputa. Los empleados de hasta 15 salas de juego repartidas por toda la Comunidad de Madrid han sufrido las agresiones y los robos cometidos por los tres detenidos. Las investigaciones policiales destacan las coincidencias en todos los asaltos, por lo que los atribuyen a la misma banda.

Los jóvenes, de nacionalidad rumana, entraban en los locales en las horas de apertura o cierre y se aseguraban de que nadie pudiese entrar o salir. Según el informe policial, se abalanzaban sobre sus víctimas, a las que amenazaban, golpeaban, ataban y amordazaban. Se valían de cadenas, cordones y bridas. Después, exigían la apertura de la caja de seguridad y las llaves de las máquinas para extraer el dinero. Empleaban dos vehículos para huir, uno de ellos con la placa de matrícula doblada (perteneciente a otro vehículo de la misma marca y modelo).

No permanecían más de dos semanas en el mismo domicilio, para no levantar sospechas. Alquilaban habitaciones por cortos periodos de tiempo en la zona del Corredor del Henares y, al desplazarse, lograban detectar y eludir las actuaciones policiales.

Tras la detención, la policía nacional registró dos pisos en Torrejón de Ardoz y Alcalá de Henares, en los que se incautaron 6.500 euros en monedas, cadenas, llaves y recibos de envío de dinero a Rumania, entre otros efectos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de agosto de 2007