Tribuna:El terremoto llega a nueve comunidades
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un sismo que no está relacionado con el clima

Lo más sorprendente del terremoto de magnitud 5.1 producido ayer cerca de la localidad de Pedro Muñoz, en la provincia de Ciudad Real, ha pasado posiblemente inadvertido para gran parte de la población. Se trata del interés, desde el punto de vista científico, que supone la ocurrencia de este segundo terremoto, de relativamente elevada magnitud, en una zona sísmicamente muy estable y en un intervalo de dos meses. El otro terremoto al que nos referimos sucedió en la provincia de Guadalajara el pasado mes de julio, y que tuvo una magnitud de 4.2 en la escala de Ritcher.

Bien es cierto que lo que denominamos sísmicamente estable se reduce a una porción de la historia que conocemos y que, como podemos imaginar, desde el punto de vista geológico y de la actividad de la corteza, es como ver una gota de agua en un mar.

Más información

Debemos profundizar en los restos geológicos de sismos ocurridos en tiempos prehistóricos y renovar, quizás, nuestra idea sobre las zonas sin peligrosidad sísmica en el país si no queremos vernos sorprendidos por terremotos que aparecen donde "no debían estar".

En cualquier caso, debemos estar tranquilos por esta actividad sísmica, puesto que no supone ninguna anomalía en el global de las sismicidad anual de nuestro país. Según las estadísticas, afortunadamente, de momento no se puede relacionar con fenómenos de actualidad como es el del cambio climático.

La cantidad de llamadas recibidas ayer, procedentes de todo el país, en el centro de recepción de datos de la Red Sísmica Nacional hacía presagiar un mayor número de daños que el realmente producido. Y es que tanto la magnitud como la escasa profundidad estimadas del terremoto podían presagiar la posibilidad de daños estructurales en viviendas sin diseño antisísmico. Tal como ha ocurrido en sismos anteriores de similares características (por ejemplo, en la región de Murcia, en Mula, 1999; en Bullas, 2002, o en La Paca, 2005), donde se registró un elevado número de daños. Lo ocurrido en Ciudad Real es en cierto modo inesperado y motivo de un estudio específico posterior.

La infrecuencia de terremotos en la zona manchega ha motivado la instalación temporal de una unidad sísmica móvil que permitirá, mediante la transmisión de datos sísmicos por satélite, y en tiempo real, una localización más precisa de la falla de Ciudad Real causante del movimiento sísmico de ayer.

La zona española de mayor actividad sísmica se corresponde con toda la costa de Andalucía, especialmente Granada, y Levante. Existe también una actividad sísmica de mediana magnitud en Galicia y, con terremotos importantes aislados, en los Pirineos.

Emilio Carreño Herrero es director de la Red Sísmica Nacional.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción