Entrevista:Odón Elorza | Alcalde de San Sebastián

"Patxi López debería apostar por gobernar en Euskadi con EB y Aralar"

Tiene el pulso mejor que en 1991, cuando fue elegido alcalde con 36 años. Acaba de iniciar su quinto mandato consecutivo y es el alcalde de capital de provincia decano de España. Mantiene el mismo perfil díscolo que ha distinguido su trayectoria política y enumera con pasión los proyectos que quiere coronar: San Telmo, Tabacalera, el segundo cinturón, la estación de autobuses, el tren de alta velocidad, la mejora de los barrios...

Pregunta. Muchos se han sorprendido por su presencia en Sartaguda. Quizás no sepan que usted tiene un pasado y amigos en esta localidad de Navarra.

"Euskadi necesita ser gobernado por gente nueva con otros postulados. Hace falta una bocanada de aire fresco que el PNV no puede aportar"
"San Sebastián no está pletórica. La ciudad echa en falta muchas cosas que no hemos podido realizar en los últimos cuatro años"
"En Navarra, los socialistas hemos hecho una oposición blanda a UPN y nos ha faltado un líder y un perfil propio como fuerza de izquierdas"

Respuesta. Sartaguda es el pueblo de mi juventud. Conozco al alcalde y a su cuadrilla. Era una oportunidad para encontrarme con compañeros del PSN que están atravesando momentos difíciles. Quería decirles que continúen en su labor por renovar el partido en Navarra. Es gente que vivió otros episodios duros con los casos de corrupción y que ahora les ha tocado vivir un proceso desgraciado, una especie de ceremonia de la confusión. Fui porque quería unir a la gente y porque Sartaguda me trae muy buenos recuerdos.

P. ¿Había algo de desafío en aquello que parecía una suerte de concilio contra José Blanco?

R. No, para nada. José Blanco es un compañero al que respetamos profundamente y que hace un trabajo complicado. Era un acto de hermanamiento para que no haya una escisión en el PSN. Es posible que Carlos Chivite [secretario general de los socialistas navarros] no lo entienda así, pero allá él.

P. ¿Le ha decepcionado Zapatero en esta crisis del PSN?

R. Los errores van mucho más allá de la decisión de vetar un gobierno con NafarroaBai. Los errores van desde una política de oposición blanda a UPN, una falta de perfil propio como fuerza de izquierdas y la ausencia de un liderazgo en el PSN. El hecho de que el candidato a la presidencia no fuese el propio secretario general, algo indica, no quiero decir más. Es verdad que los 68 días de negociaciones no son un ejemplo de coherencia. Si el primer día se dice "somos la tercera fuerza, no tenemos la capacidad para asumir ningún liderazgo, las urnas nos han situado aquí y no participamos en ningún proceso para formar gobierno", hubiera habido gente enfadada, pero lo habrían entendido. En cambio, jugar a las negociaciones y generar expectativas de todo tipo ha sentado muy mal y costará levantar la cabeza en Navarra.

P. ¿Es la consecuencia de la mala gestión de los resultados electorales del PSOE?

R. En Navarra no ha habido buenos resultados, es muy diferente. En Guipúzcoa, con buenos resultados, no hubo posibilidad de llegar a la Diputación.

P. Los socialistas han podido tocar gobierno en Guipúzcoa, Álava y Navarra, pero en los tres casos se han quedado fuera.

R. Sí, porque las sumas eran complicadas. Para formar gobiernos, además de la matemática, hace falta la capacidad y el liderazgo del candidato para cohesionar a fuerzas dispares. En el caso de Navarra, la disposición de Fernando Puras a pactar con NafarroaBai tropezaba con circunstancias y antecedentes. Y en Guipúzcoa no ha sido posible, pese a la buena campaña y los intentos de Miguel Buen.

P. ¿Esto puede llevar a la gente a pensar para qué sirve votar?

R. Tanto como eso no. En Guipúzcoa y Álava las diferencias han sido ajustadas. No vale con ganar, hay que hacerlo con más diferencia y tener con quién formar coalición. En estas provincias sólo teníamos a EB como aliado. En cambio, el nacionalismo ha utilizado el plus de EA en Guipúzcoa y el de Aralar en Álava para sacar unos gobiernos en minoría y con una cierta tendencia a la inestabilidad.

P. En San Sebastián sí ha sido posible. Por fin una legislatura tranquila, con mayoría absoluta.

R. La aritmética ha permitido algo impensable: formar un gobierno de progreso y transversal. Yo no imaginaba que con EB y Aralar íbamos a sumar 14. Es un gobierno al que debemos dar cohesión día a día; no está garantizado el acuerdo en todos los temas. Voy a tener que alimentar permanentemente el consenso y la lealtad. Pero a la vez, este tripartito no deja de ser un ensayo político de trascendencia para el futuro, porque podría abrirse una vía de gobierno en Euskadi entre el PSE, EB y Aralar. Los socialistas deberíamos apostar y jugar esa baza. No me imagino que Patxi López consiga gobernar con otra fuerza política. No vamos a gobernar nunca, espero, con el PP; tampoco lo veo posible con el PNV ni con EA. La vía que tenemos es ésa frente a la alianza PNV-EA.

P. ¿No ve en el horizonte un acuerdo entre el PSE y el PNV?

R. No soy partidario. Este país necesita ser gobernado por una alternativa, con gente nueva y postulados diferentes. Hace falta una bocanada de aire fresco que el PNV no puede aportar, porque está sumido en una crisis interna. El modelo político del PNV se ha agotado. El recurso que le queda al lehendakari Ibarretxe es sacar de vez en cuando el planteamiento de la consulta popular. Pero no hay condiciones democráticas para hacerla.

P. ¿Le preocupa la mala salud que atraviesa el tripartito?

R. Creo que es una oportunidad para abrir otros caminos y pactos políticos. Hay que trabajar la línea que avanzaba antes, el pacto PSE-EB-Aralar. Es difícil, pero es la mejor opción. No existe otra como alternativa a PNV-EA.

P. Usted es uno de los alcaldes más veteranos de España...

R. [Interrumpe] El decano entre los alcaldes de provincia.

P. Dentro de poco podrá empezar a dar masters.

R. No, no. Tengo muchas limitaciones. Lo que tengo es experiencia en la gestión, eso sí. No soy una personalidad dentro de la política, ni lo seré nunca.

P. Siempre se dice que es el último mandato de Elorza.

R. Eso lo dicen otros, no yo. Hace un año no sabía si iba a ser el candidato. Estamos en las mismas: no sé si será la última. Va a ser la legislatura, tome nota, más rica en proyectos y actuaciones para la ciudad.

P. ¿Por dónde se puede resquebrajar su gobierno?

R. No es un gobierno sólido. Tiene sus riesgos, por eso decía antes que hay que cultivar la cohesión y la lealtad. A veces se puede resquebrajar por una tontería, un malentendido, las relaciones humanas...

P. ¿Piensa salir ileso del asunto de la incineradora?

R. Tan importante como la incineradora son otras plantas necesarias en el proceso de tratamiento de los residuos. Habrá que construir plantas de pretratamiento, de compostaje, necesarias para enviar a la incineradora la menor basura posible.

P. En una ciudad tan pletórica, ¿qué queda por hacer?

R. San Sebastián no está pletórica. La ciudad echa en falta muchas cosas que no hemos podido realizar en los últimos cuatro años por parones motivados por desacuerdos en la política municipal y por la lentitud en la ejecución de los expedientes.

P. Siempre se ha quejado de que la Diputación y el Gobierno vasco han castigado a San Sebastián. ¿Cómo están las relaciones institucionales?

R. Con la Diputación estamos en un compás de espera. Markel Olano y yo hemos abierto un margen de cortesía y un compromiso de actuar con lealtad, un pacto de no agresión. Espero que tengamos más acuerdos, que no será difícil, que los que hubo con el anterior diputado general. No digo que [Joxe Joan González de] Txabarri fuera un mal diputado general, pero nos castigó en muchos asuntos. Tuvo una relación muy tensa con San Sebastián. Con el Gobierno vasco tenemos una buena relación con la consejería de Javier Madrazo y, en cambio, otros departamentos tienen la consigna de no tratar debidamente a San Sebastián, supongo que por razones de puro sectarismo político.

Odón Elorza, el pasado jueves, en el salón de Recepciones del Ayuntamiento de San Sebastián.
Odón Elorza, el pasado jueves, en el salón de Recepciones del Ayuntamiento de San Sebastián.JESÚS URIARTE

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de agosto de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50