Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro catalanes detenidos en México denuncian maltrato policial

Los turistas serán devueltos a España en los próximos días

Cuatro turistas catalanes permanecen retenidos desde hace cinco días en un centro de internamiento de extranjeros en Ciudad de México. La policía les detuvo el pasado domingo en Oaxaca por "escándalo público". Los turistas denunciaron ayer que han sufrido malos tratos por parte de los agentes, a los que también acusaron de robarles el pasaporte. Las autoridades mexicanas consideran que se encuentran en el país en situación irregular, por lo que serán devueltos a España en los próximos días.

La abogada Laia Serra (de 30 años), el profesor Ramón Sesén (de 31), la periodista Ariadna Nieto (de 25) y la antropóloga Núria Morelló (de 26) paseaban hace siete días por una céntrica calle de la ciudad de Oaxaca, al sur de México. Pasadas las 21.30 horas, fueron asaltados y detenidos por la Policía Local. Ahí comenzó para el grupo una odisea por centros policiales y de inmigración que todavía no ha concluido.

En un comunicado difundido por el Colectivo de Solidaridad con la Rebelión Zapatista de Barcelona -al que pertenecen Laia y Ramón-, los afectados relatan cómo los policías les obligaron a tumbarse y les taparon con una lona durante el recorrido en jeep para evitar que fueran vistos por los transeúntes. Al llegar al cuartel, los agentes les encapucharon y les robaron todas sus pertenencias -mochilas, riñoneras, dinero-, así como el pasaporte y el resto de la documentación.

Siempre según su versión, durante una hora recibieron insultos, golpes y amenazas. Además, dos de las mujeres fueron despojadas del sujetador y sufrieron tocamientos por parte de los policías en el pecho, el culo y el pubis.

Sin pasaporte

Las autoridades informaron a los turistas españoles de que se encontraban en el país de forma irregular, ya que carecían de documentación. Ellos replicaron entonces que los policías les habían robado los pasaportes. La explicación no sirvió de nada y fueron ingresados en un centro de inmigración de Oaxaca. El miércoles, la policía los trasladó a una instalación similar de la capital, Ciudad de México, donde se encuentran actualmente.

El consulado español les expidió a todos un nuevo pasaporte ese mismo día, de modo que podrán regresar a España "en un par de días", confirmaron ayer fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores. Pero lo harán como deportados, una opción que ellos rechazan porque quieren recuperar sus pertenencias y que "se haga justicia". Por eso se han sumado a un recurso de amparo interpuesto por una diputada mexicana. El único inconveniente es que deberán permanecer en el país hasta que se resuelva la causa. Àngel Ros, alcalde de Lleida -de donde es vecina Ariadna-, ha pedido al consulado que agilice el regreso.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado mexicano, Rosario Ibarra, ha interpuesto además una denuncia de tipo penal por detención ilegal y abuso de poder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de agosto de 2007