Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un crucero español salva en Malta a 12 náufragos y avista cadáveres

La Valeta permite atracar al buque, que también protegió una patera

El crucero de placer Jules Verne, con 470 de turistas españoles, participó ayer en el rescate de 27 náufragos, inmigrantes irregulares, a los que halló flotando en el Mediterráneo, algunos vivos y con chaleco salvavidas pero otros ya muertos, cuando el buque viajaba de Trípoli a Malta. El barco recogió 12 supervivientes, mientras cuatro helicópteros y dos barcos de salvamento de Malta recogieron al resto de náufragos, entre los que podría haber hasta una docena de fallecidos, según las fuentes consultadas.

El rescate, que concluyó a las 16.00 de ayer, se produjo poco después de que el mismo barco pasara toda la noche protegiendo una barcaza con 225 inmigrantes con la que se había topado en el mismo trayecto. Las autoridades de La Valeta han permitido tanto el atraque del barco como el desembarco de los 12 náufragos que el crucero subió a bordo.

El barco, con bandera de Bahamas y propiedad de la empresa Vision Cruises Inc (un holding de capital holandés, alemán y suizo, pero operado por la marca española Cruceros Visión), había zarpado de Barcelona el día 5, hizo escala en Alicante al día siguiente y siguió su viaje hacia Túnez y Trípoli. Sobre las dos de la madrugada de ayer, cuando se dirigía desde la capital de Libia hacia Malta, avistó a 80 millas de esta isla una barcaza con 225 inmigrantes "con claros síntomas de cansancio y deshidratación", según la empresa.

El capitán del buque, Vitaliy Medvedenko, detuvo motores y se dirigió hacia el esquife, a cuyos ocupantes comunicó que, según la legislación marítima (pero también por los problemas tenidos por dos pesqueros españoles en la zona con barcas de inmigrantes), no podían subirles a bordo, aunque sí auxiliarles. El buque alertó a Salvamento Marítimo de Malta, que acudió a la zona. El Jules Verne protegió la barca hasta que, sobre las 11.00, llegó un buque de auxilio y se llevó la patera, donde viajaban hombres, mujeres y niños.

El barco, de 152 metros de eslora, siguió su camino, pero entonces avistó en el mar "unos puntitos", que resultaron ser una treintena de náufragos. Algunos llevaban chalecos salvavidas y pedían ayuda, pero otros no se movían. Medvedenko dio de nuevo la alerta a Salvamento Marítimo e inició el rescate. Cuatro helicópteros y dos barcos se sumaron al operativo.

El Jules Verne subió a bordo a 12 de los náufragos, que estaban extenuados. Fuentes diplomáticas indicaron que entre los náufragos hay muertos, cuyo número no pudo confirmar. Fuentes del barco indicaron que ellos habían visto cadáveres flotando. Los 12 izados al crucero fueron atendidos por el personal sanitario del buque en un hospital de campaña montado en una zona apartada de la de deambulación del pasaje, que en todo momento estuvo informado de los hechos por megafonía.

Dos náufragos más que se encontraban en peor estado fueron recogidos por un helicóptero, que los condujo a Malta. El Jules Verne llegó a primera hora de la noche a La Valeta. Fuentes diplomáticas indicaron que el Ministerio del Interior de Malta no ha puesto ningún impedimento al desembarco de los náufragos. La compañía asegura que los pasajeros, que habían contratado el itinerario llamado Perlas del Mediterráneo, no se vieron afectados por el rescate, salvo el natural retraso, ya que tenía que haber atracado a las ocho de la mañana y lo hizo por la noche. Iba a zarpar anoche mismo de Malta y tiene previsto su llegada a Barcelona mañana, domingo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de agosto de 2007