Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los DVD infantiles merman las dotes lingüísticas de los más pequeños, según un estudio

Los DVD y vídeos infantiles merman las facultades lingüísticas de los niños entre 8 y 16 meses. Ésta es la sorprendente conclusión a la que ha llegado un grupo de profesionales de la Universidad de Washington y del Instituto de Investigación del Hospital Infantil de Seattle (Estados Unidos). Según este estudio, los bebés que consumen este tipo de productos audiovisuales en exceso asimilan, por cada hora de televisión que ven, entre seis y ocho palabras menos que los pequeños que no lo hacen.

"Los resultados nos sorprendieron, pero tienen sentido. Los bebés pasan un determinado número de horas despiertos al día. Si ese tiempo lo pasan delante de la pantalla en lugar de relacionarse con gente no están adquiriendo la misma experiencia lingüística que otros críos", explica Andrew Meltzoff, uno de los responsables del informe.

Los resultados se obtuvieron a partir de mil entrevistas telefónicas realizadas a familias con algún niño menor de dos años elegidas al azar en ciudades de los Estados de Washington y Minnesotta. Los progenitores fueron preguntados acerca de los hábitos audiovisuales de sus hijos y sobre el número de palabras que eran capaces de entender de una lista que se les proporcionaba. "Cada vez es más evidente que estos productos infantiles no tienen valor y que puede que sean incluso dañinos. Sabiendo lo que sabemos, creo que la responsabilidad es de los productores. Deberían demostrar que estos programas causan un efecto positivo en la capacidad cognitiva de los niños", reclama Dimitri Christakis, uno de los investigadores.

Este estudio se enmarca dentro de un proyecto más ambicioso, cuyo objetivo es conocer las horas que pasan los menores de dos años viendo vídeos y DVD infantiles, así como sus contenidos y los efectos que provocan. Los últimos resultados revelaban que el 40% de los mayores de tres meses son espectadores habituales de este tipo de contenido audiovisual. Este porcentaje se disparaba hasta el 90% en críos de más de dos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de agosto de 2007