Reportaje:

La falsa calma de la frontera libanesa

Un año después de la guerra, el Ejército israelí admite que la aparente tranquilidad puede saltar por los aires en un instante

"Es el año más exitoso y tranquilo en la frontera con el Líbano que ha tenido Israel desde hace décadas", comenta el teniente coronel Guy Hazut, jefe de la División de la Galilea, encargada de las patrullas, la vigilancia y las operaciones militares israelíes en esta frontera. Nos recibe en una base muy cerca de la línea fronteriza. La tranquilidad es imponente pero engañosa. En cualquier segundo puede convertirse en una vorágine bélica y el 12 de julio de 2006 es una fecha pre-sente en cada piedra y colina de esta zona golpeada por un calor extremo.

Un año después de la traumática guerra de Líbano y del duelo con el grupo chií Hezbolá, Hazut ha recuperado el optimismo: "La guerra desveló muchos fallos en nuestro Ejército, pero la ventaja de un país democrático es que se investiga y quien cometió errores, ya los ha pagado. Nuestra actividad aquí ha cambiado completamente. Antes de la guerra, operábamos lejos de la frontera para evitar roces con los terroristas que estaban a pocos metros de nuestras poblaciones. Ahora, con la presencia de la Fuerza Interina de Naciones Unidas (FINUL) estamos en todas esas zonas próximas a la frontera. A Hezbolá le cuesta más actuar en el sur del Líbano, pese a que tiene capacidad para ello".

Israel sigue con lupa la misión de los 1.100 soldados españoles y elogia su trabajo

Más información

La cúpula militar israelí sigue con lupa la misión de la FINUL y los 1.100 soldados de España se llevan gran parte de los elogios. "Las tropas españolas son las más preparadas, profesionales y motivadas", comenta otro destacado oficial sobre el atentado en el sur de Líbano del pasado 24 de junio, que segó la vida de seis españoles. Tras pensárselo bien, responde: "No es casual que la fuerza española, la más efectiva en cumplir la resolución 1.701, fuera la elegida por los terroristas. No es ningún secreto que Hezbolá no veía con buenos ojos la acción de los españoles. ¿Qué pasó tras el atentado? Justo lo que se proponían. Se abrió un debate interno en España sobre la misión en el Líbano. Y esto puede reducir la motivación del soldado, algo muy normal, ya que cuando defiendes tu país, lo haces a cualquier precio, pero si eres enviado a un país lejano, un atentado de este tipo puede bajar tu motivación. Por eso, creo que Hezbolá cometió el atentado".

El teniente coronel Hazut se niega a comentar el ataque y cambia de tema. Toca el frente sirio, reconociendo que la actividad es frenética en los Altos del Golán, ocupados por Israel a Siria en la guerra de 1967. "Sí, es cierto, hemos realizado entrenamientos de gran envergadura, los más grandes en la última década. Pero eso no quiere decir que estamos preparando el inicio de una guerra. Nos entrenamos porque en los últimos años ha habido dejadez como comprobamos en la última contienda", explica.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Al otro lado de la frontera, las fuerzas sirias también se preparan. Desde los puntos de observancia israelíes se enfatiza que los soldados sirios realizan ensayos ante un escenario de defensa y no de ataque. Con la ayuda económica iraní, el presidente Bashar el Assad, continúa a contrarreloj para renovar su Ejército y ya tiene en vista el moderno misil antitanque ruso AT-15. Si estalla la guerra, Siria estima que las primeras medidas de Israel serían un masivo ataque aéreo y una invasión terrestre con decenas de tanques. Un ayudante de Hazut considera "ridícula" la comparación entre los dos países: "Comparar la fortaleza de Israel y Siria es como comparar un Rolls-Royce con un burro". Una frase que Hazut desaprueba, ya que -y él no lo dice- destila la altanería que caracterizó al ex jefe del Estado Mayor, Dan Jalutz, durante la guerra con Hezbolá.

¿Fue quizá un error proclamar como objetivo de la guerra acabar con Hezbolá?, preguntamos. "Como militar no me vale la palabra imposible. Si Israel se lo propone, el Ejército acabará con Hezbolá. Hace un año, no conseguimos golpearles de tal forma que dejara de ser un grupo guerrillero. Le dimos un fuerte golpe pero no definitivo", sentencia el jefe una división que hace poco más de un año estuvo muy presente en el llamado pantano libanés.

Las poblaciones israelíes en la frontera con Líbano han visto en el último año cómo el desempleo se ha reducido en un 3%. El recuerdo del cohete Katiusha queda lejano. El verde paisaje se impone a los negros pronósticos. De momento, ya que la sensación es que la calma reinante es sólo un tiempo muerto, un receso obligado antes del siguiente combate.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de agosto de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50