Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 millones de desplazados por los monzones

Los monzones que azotan el norte de India, Nepal y Bangladesh han obligado a más de 20 millones de personas a dejar sus viviendas anegadas por las insistentes lluvias e inundaciones de la última semana. Al menos 224 personas han muerto ahogadas, bajo el derrumbe de sus casas o arrastradas por los ríos, que se han salido de sus cauces.

Las inundaciones han sido descritas en varios lugares como las peores en la historia reciente y el escenario podría empeorar. "Se espera más y más fuerte lluvia durante los próximos días, aunque las zonas afectadas podrían cambiar", asegura un portavoz del Departamento Meteorológico de India.

Las ONG alertan de que la situación es devastadora. Y de que se necesitan urgentemente más refugios, medicinas, comida y agua. "En las áreas inundadas no hay ni agua para beber porque la mayoría de las tuberías están sumergidas o rotas. Mucha gente está bebiendo de las inundaciones", dice Kathryn Grusovin, portavoz de la organización.

En Nepal las incesantes lluvias han causado inundaciones y deslizamientos de tierra que han dejado 84 muertos y afectado a unas 280.000 personas, según la Cruz Roja.

En Bangladesh, más de la mitad del país está cubierto por el agua. El Ministerio de Salud ha informado de la muerte de ocho civiles, casi 1.000 casos de diarrea y 65 de infecciones respiratorias por las lluvias. Miles de familias huyen con el agua hasta la cintura en búsqueda de lugares secos. Otras esperan en las carreteras a que ceda el nivel del agua. Las enfermedades contagiosas se están propagando.

En el norte de India, en los estados de Uttar Pradesh, Bihar y Assam, se han registrado 132 muertes en los últimos días. Los ríos se han desbordado por las lluvias y han dañado las cosechas. El Gobierno ha ordenado al Ejército que evacue unas 500 aldeas, pero a muchos lugares es imposible llegar porque los caminos están cortados. La desesperación de la población aumenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de agosto de 2007