Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El décimo banco hipotecario de EE UU, al borde de la quiebra

American Home Mortgage anuncia el despido de casi toda la plantilla

El negocio hipotecario de Estados Unidos afronta un gran problema de liquidez desde hace ya casi seis meses, que amenaza con golpear al ya débil mercado inmobiliario. Los más afectados son los bancos que conceden hipotecas de alto riesgo, es decir, con pocas garantías. Ayer, American Home Mortgage Investment, el décimo del sector, anunció la reducción del 90,3% de la plantilla. La declaración de quiebra parece inminente.

Todos los bancos mueren por lo mismo: riesgo mal concedido, pocas garantías y, cuando empieza una crisis, son los primeros en sufrir falta de liquidez. Y caen. Ayer lo hizo American Home Mortgage Investment (AHM). El pasado martes, la entidad advirtió de que el aumento de la incertidumbre en los mercados de crédito por la crisis hipotecaria en EE UU provocó que le denegaran los créditos necesarios para hacer frente a sus obligaciones frente a los prestatarios.

Los activos que tenía AHM como garantía con terceros se han depreciado, por la crisis hipotecaria, por lo que tenía que aportar más garantías, pero nadie le dejó el dinero necesario. Los bancos que respaldaban a la firma neoyorquina retiraron sus líneas de financiación.

El lunes pasado, la entidad fue incapaz de hacer frente a los 300 millones de dólares (219 millones de euros) en préstamos hipotecarios comprometidos con clientes y no pudo financiar hasta 500 millones de dólares (365 millones de euros) en hipotecas durante el pasado martes. En 2006, la entidad realizó préstamos por 42.335 millones de euros (58.000 millones de dólares), el 2% del mercado.

Las acciones de AHM perdieron un 90% de su valor el pasado martes en la Bolsa de Nueva York y un 50% ayer. Posiblemente en las próximas semanas la compañía podría acogerse a la bancarrota, un proceso al que ya se han acogido otras entidades estadounidenses afectadas por la crisis hipotecaria del país como New Century.

El temor, sin embargo, es que los problemas salpiquen al resto del sector financiero, como muestran las dificultades afloradas en dos hedge funds de Bearns Stearns que apostaba las inversiones en el negocio de alto riesgo. Esto explica en gran parte el derrumbe vivido en Wall Street durante las últimas semanas.

Unas 70 compañías hipotecarias atraviesan por serios problemas y una docena de éstas se han declarado en quiebra en EE UU desde comienzos de 2006. El número se ha doblado en apenas medio año.

Por otro lado, ayer se publicó el dato de empleo en EE UU de julio. La tasa de paro repuntó una décima, al 4,6%. El sector de la construcción residencial junto al manufacturero, fueron los más castigados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de agosto de 2007