Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El rearme de Oriente Próximo

Libia anuncia que ha comprado misiles por 168 millones a EADS

Es la primera venta europea de material bélico desde que se levantó el embargo

En plena polémica por las contrapartidas que Libia dice haber obtenido a cambio de la liberación de las cinco enfermeras búlgaras y el médico palestino, el Gobierno de Trípoli anunció ayer la firma de un contrato de armamento con una filial del consorcio europeo EADS. Este acuerdo implica la compra de misiles anticarro Milan por valor de 168 millones de euros, según declaró un alto funcionario libio a la agencia France Presse. La información no ha sido desmentida por el Gobierno francés.

Según el funcionario libio, que pidió el anonimato, el contrato se ha firmado con MBDA, número uno mundial en sistema de armas teledirigidas, filial del grupo europeo EADS, y se trata del primer acuerdo con una empresa de la UE desde el levantamiento, en 2004, del embargo sobre la venta de armas a Libia. Trípoli ha firmado un segundo contrato con EADS para la adquisición de un sistema Tetra de comunicación por radio, por 128 millones de euros.

El portavoz de la presidencia francesa, David Martinon, declaró a la cadena de televisión privada LCI: "Supongo que es verdad, pero no lo confirmo. No es mi trabajo comentar las transacciones comerciales". Lo que sí aseguró Martinon es que ningún contrato se ha firmado durante la visita de Nicolas Sarkozy a Libia, que siguió a la liberación, el pasado 24 de julio, de las cinco enfermeras búlgaras y el médico palestino. El viaje de Sarkozy, según el portavoz, también ha servido para acelerar los contactos comerciales con empresas francesas.

Martinon agregó que la única contribución de Francia en el caso de las enfermeras detenidas en 1999 se refiere a la puesta en marcha de un hospital de alto nivel en Bengasi. Aparte, París y Trípoli concluyeron, "con intervención del ministro de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, un acuerdo general en materia de defensa y armamento", que incluye también la construcción de un reactor nuclear civil.

En una entrevista publicada el miércoles por el diario Le Monde, Saif al Islam, hijo de Muammar el Gaddafi, aseguraba que la parte fundamental de ese acuerdo era la compra de misiles Milan franceses, informa Octavi Martí desde París. Según las declaraciones del hijo del coronel, pieza clave en las negociaciones sobre las enfermeras búlgaras, Francia construiría también en Libia una fábrica de armas para la producción y mantenimiento de los misiles. Al ser interrogado sobre esas presuntas contrapartidas militares, Sarkozy fue tajante: "No las hay", dijo. El ministro Kouchner insistió en que no ha habido "contrapartidas". Sin embargo, admitió: "Puede que existan negociaciones comerciales en curso desde hace años, tanto civiles, de armamento o de cualquier otro dominio". La oposición socialista se ha apresurado a exigir "transparencia" al Gobierno. Por otra parte, Le Monde revela también que las enfermeras y el médico fueron obligados a firmar un documento por el que renuncian a perseguir ante la justicia a los miembros de las fuerzas de seguridad que les torturaron mientras estaban en la cárcel en Libia.

La Comisión Europea se mostró ayer extremadamente prudente a la hora de pronunciarse sobre esta información, informa Ana Carbajosa desde Bruselas. La portavoz de la comisaria de Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, declinó hacer declaraciones sobre la supuesta participación de las autoridades europeas en este pacto, pero no excluyó que pudiera haber acuerdos bilaterales de algún Estado miembro con el Gobierno libio. La misma portavoz indicó que la UE no mantiene ningún embargo de armas hacia Libia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de agosto de 2007