Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Tragedia de bajo coste

El 31 de agosto de 1999, un Boeing 737 de la compañía aérea de bajo coste LAPA no consiguió despegar del Aeroparque Jorge Newbery de Ciudad de Buenos Aires y terminó impactando contra los límites de un campo de golf. La tragedia arrojó un saldo de 67 víctimas mortales. Por entonces, Enrique Piñeyro, actor, director y guionista de Whisky Romeo Zulú -heterodoxo ejemplo de cine político en primera persona con piel de sobrio y distanciado thriller-, había sido suspendido en sus funciones de piloto de la compañía, tras mantener un largo pulso con sus superiores en el empeño de denunciar la degradación de su cultura operativa, antesala del desastre anunciado.

Actor a las órdenes de Marco Bechis, Daniel Burman y Juan Diego Solanas, entre otros, Piñeyro debuta como director tomando la que, en principio, parece la más discutible de las decisiones: interpretarse a sí mismo en el centro de una trama de corrupción corporativa que culminará en tragedia colectiva y en la que él ejerce de inquebrantable, aunque fatigada, voz de alerta. No obstante, la sospecha de que el cineasta se está construyendo una épica del perdedor a medida se diluye con la verosimilitud que su presencia aporta a las exigencias técnicas del papel y con el impúdico atrevimiento con que se atreve a formular su denuncia sin mediadores.

WHISKY ROMEO ZULÚ

Dirección: Enrique Piñeyro. Intérpretes: Enrique Piñeyro, Mercedes Morán, Alejandro Awada, Carlso Portaluppi. Género: denuncia. Argentina, 2004. Duración: 105 minutos.

Más información
Un drama anunciado

En cierto sentido, Whisky Romeo Zulú podría funcionar como un Tiempo de revancha (1981) para los tiempos de la fiebre low cost y de la seducción del consumidor a cualquier precio. La película apuesta por una narrativa fragmentaria que quizás tenga su punto débil en las escenas, un tanto relamidas, que recrean la infancia de Piñeyro y sientan las bases de una subtrama sentimental que resultará finalmente relevante en el conjunto.

Whisky Romeo Zulú desgrana sus argumentos con fatalista frialdad, dibujando una realidad de corrupciones institucionalizadas, cobardías bien retribuidas e integridades condenadas al ostracismo que, por su naturaleza fácilmente extrapolable, se revela estremecedora. Piñeyro ha prolongado el discurso de esta ópera prima con el documental Fuerza Aérea Sociedad Anónima (2006), capaz de espolear un debate público que llevó al Gobierno argentino a anunciar una revisión de su política aeronáutica. Las dos películas podrían haber formado un pertinente programa doble.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS