Reportaje:

"Todo lo he perdido. Es ceniza"

Desalojadas 23 familias tras el incendio de dos inmuebles en Bilbao La Vieja

A primera vista, desde delante del portal del número 16 de la calle Dos de Mayo de Bilbao el edificio parece estar en perfectas condiciones. Sólo dos coches de bomberos cruzados en la calzada revelan a las dos de la tarde que ahí ha habido un grave incendio. También la cara de angustia de la vecina del segundo derecha que, vestida de negro, se pasa una y otra vez las manos por los ojos y por las mangas de la camisa, nerviosa. "Todo lo he perdido, toda una vida. Es ceniza", se lamenta.

Ella forma parte de las 23 familias que tuvieron que ser desalojadas en la madrugada de ayer a causa del incendio originado en el último piso del número 16 de dicha calle del barrio de Bilbao La Vieja (esquina con General Castillo) y que se trasladó al inmueble contiguo, el número 14. A las 5.34 de ayer tres dotaciones del Cuerpo Municipal de Bomberos se trasladaron a la calle, alertados por un vecino del incendio. El fuego quedó controlado sobre las ocho de la mañana, aunque los bomberos permanecieron hasta la tarde ante ambos inmuebles para asegurar la completa extinción, realizar una inspección del estado de los pisos y precintar las puertas con maderos para evitar robos.

No hubo heridos, pero las viviendas sufrieron daños "importantes", graves, según aseguró el alcalde de la capital vizcaína, Iñaki Azkuna, por lo que se estudia si éstas se mantienen o deberán ser derruidas. La sociedad municipal Surbisa afirma que ambos edificios, aunque de estructura de madera, habían sido rehabilitados "recientemente" y se encontraban en perfecto estado. El Ayuntamiento de Bilbao abre hoy una oficina para atender a los afectados de ambos incendios en las dependencias de Rehabilitación de Bilbao La Vieja, calle San Francisco, 3. Un total de 17 personas han sido realojadas en albergues y hoteles, y el resto ha acudido a casas de familiares.

A última hora de ayer se desconocía oficialmente el origen del siniestro, pero la vecina del segundo no tenía duda: "Fue el del sexto, uno de esos alojados por los servicios sociales, un chaval joven. Se quedó dormido con un cigarro encendido y se quemó el colchón. Como ardía tanto, lo tiró por el hueco del patio". Ese hueco actuó de chimenea avivando las llamas del colchón y extendiéndolas a ventanas y paredes y hasta el tejado. La cubierta del número 16, indica Surbisa, se encuentra gravemente dañada. En el número 14 los mayores desperfectos afectaron a la escalera.

[Un hombre de 70 años resultó afectado ayer por la inhalación de humo en un incendio en su vivienda en la calle Bertsolari Salvador de San Sebastián, según informó Interior. La víctima fue trasladada al Hospital Donostia].

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de agosto de 2007.