Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un vertido de cemento mata a 233 truchas en Rascafría

Un total de 233 truchas murieron la tarde del pasado jueves, después de que un vertido de lechada de cemento llegara a un arroyo de Rascafría (1.900 habitantes). Las obras a las que corresponde el vertido pertenecen al Plan Regional de Inversiones de la Comunidad de Madrid (Prisma) y consisten en la colocación de nuevas tuberías y de adoquinado en la localidad.

La voz de alarma saltó a las siete de la tarde del jueves, cuando unos vecinos vieron a varias truchas muertas en los márgenes del arroyo del Artiñuelo. Según un informe que firma la alcaldesa, Yolanda Aguirre (PP), el agua presentaba "alguna espuma y turbidez, así como algunos tramos con piedras manchadas presumiblemente de cemento y arena oscura". El primer día fueron recogidas 220 truchas muertas y el siguiente (el viernes), otras 13.

El portavoz de la Candidatura Independiente de Rascafría (CIR, Ricardo Díaz Lomo, denunció la falta de control de la alcaldesa, que debería haber previsto este problema. La alcaldesa, por su lado, calificó lo ocurrido de "accidente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de julio de 2007