Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atxaga se rodea de creadores y pensadores para hablar de las emociones

El escritor Bernardo Atxaga ha reunido en San Sebastián a colegas de profesión, un cantante, un actor, una bailarina y un cineasta, pero también a un filósofo y un médico, para hablar sobre las emociones, presentes no sólo en el mundo creativo, sino en "todas las facetas de la vida".

El autor de Obabakoak destacó como la emoción más universal el miedo, con gran capacidad para crear fantasmas. "Es uno de los ejes sobre los que gira el mundo", afirmó ayer al desgranar los contenidos del curso de verano Emozioak... Atxagarekin (Emociones... con Atxaga), que concluye hoy con la intervención del poeta Pello Otxoteko, el escritor Rafael Egiguren y el cineasta Imanol Rayo.

El curso, desarrollado en euskera, sigue la dinámica de arrancar de aspectos particulares para llegar a lo universal. "Lo particular es como el agujero en la pared por el que el ratón pasa a la gran sala", dijo Atxaga. O, lo que es lo mismo, "todos vivimos en una sociedad, en unas circunstancias y unos tiempos particulares, que son la única vía de acceder a lo universal", añadió.

Premio Nacional de Literatura en 1989, Atxaga ha congregado a unos 80 alumnos, la mayoría licenciados. Muchos son profesores, pero también hay periodistas o abogados. El objetivo del escritor es que todos ellos, que se supone que han llegado al curso con unos pensamientos, sigan reflexionando durante el mismo y tras él sobre cuestiones que hasta el momento no habían tenido en cuenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de julio de 2007