Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EB y Aralar condicionan su apoyo al peneuvista Agirre a que pacte con el PSE en la Diputación alavesa

El penúltimo episodio ante de la elección, mañana, del diputado general de Álava lo protagonizaron ayer los dos partidos menores de las Juntas Generales, EB y Aralar, al condicionar al alimón su voto al candidato del PNV a que éste alcance un acuerdo con el PSE-EE para un gobierno transversal. Ello pese a que los representantes de ambos partidos estamparon su firma, junto a la del PNV y EA, en la candidatura de Xabier Agirre.

Los dos representantes de la coalición Ezker Batua-Aralar en las Juntas alavesas, José Miguel Fernández e Iñaki Aldekoa, respectivamente, comparecieron ayer por primera vez juntos en el proceso de negociación sobre la Diputación alavesa. Sorpresivamente, lo hicieron para añadir un factor más de duda ante el pleno de elección del diputado general y para abundar en el juego de equívocos e insinuaciones no concretadas en que se ha convertido el artificialmente alargado proceso previo.

"Gobierno progresista"

Fernández y Aldekoa, que el viernes respaldaron con su firma la candidatura del candidato del PNV, Xabier Agirre, precisaron que su aval lo es "siempre y cuando PNV y PSE acuerden un gobierno progresista y transversal" en la institución. Tras colocar esa condición en primer plano, ninguno de los dos aclaró cuál será el sentido final de su voto, en el caso de que mañana se llegue a las votaciones sin que ese acuerdo se haya producido.

Ambos portavoces apuntaron que para ellos la cuestión del liderazgo es secundaria. Su fórmula, dijeron, es un gobierno "plural y de consenso", pero constituido "desde la izquierda". "Entre PSE y PNV, y con la garantía de EB-Aralar", especificaron. "Por eso estamos presionando tanto al PSE como al PNV para evitar que sea el PP quien gobierne la Diputación", añadieron.

Si EB y Aralar cambiaran el sentido de su voto y se lo dieran al PSE, una actuación difícil de explicar en todo caso, Agirre y el socialista empatarían en apoyos. ANV tendría en ese caso, y si lo considera conveniente, un papel que jugar en apoyo del primero, un soberanista partidario del plan Ibarretxe y de la consulta de autodeterminación. El PSE analizaba ayer la propuesta de compromiso que el lunes le formalizó por escrito el PP.

Por su parte, Ramón Rabanera aprovechó su última rueda de prensa como diputado general tras la reunión semanal del Gobierno foral en funciones para lanzar una reflexión al PSE, sobre la importancia de que Álava siga sirviendo de contrapeso al nacionalismo, que gobierna en las otras diputaciones y en el Ejecutivo autonómico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de julio de 2007