Nace la marca 'Universitat de Catalunya' para proyectar los centros en el extranjero

Las ocho universidades públicas de Cataluña han decidido crear la marca Universitat de Catalunya para potenciar los centros superiores catalanes en el extranjero. Actuarán bajo el paraguas de esta marca la Universidad de Barcelona (UB), la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), la Pompeu Fabra (UPF), la Rovira i Virgili (URV), la de Girona, la de Lleida y la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

La denominación busca ser "un referente común y sólido en el extranjero", según la vicepresidenta de la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP) y rectora de la Universidad de Girona, Anna Maria Geli.

Los centros universitarios superiores son conscientes de que se precisará más masa crítica para poder competir, sobre todo en un sistema más abierto como será en el futuro las universidades europeas.

Las universidades públicas presentaron ayer un Libro Blanco encargado a varios expertos para ver por dónde irán las universidades del futuro. El catálogo de temas abarca desde la financiación, la especialización, la formación y la investigación.

El informe sobre la financiación ha sido redactado por el catedrático de la UPF Guillem López Casasnovas, que defiende una política de precios más cercana a los costes (ahora las matrículas cubren en torno al 10% del coste). López Casasnovas dice en su informe que el aumento del gasto no se debe entender sólo como más recursos, sino por la vía de programas y becas. Este experto opina que el problema de la financiación de las universidades no es sólo el dinero que reciben de la Generalitat, sino la escasez de becas y la baja aportación de las familias y empresas a su financiación. El informe defiende sueldos y condiciones laborales diferentes dentro de márgenes entre universidades y diversidad de precios de los estudios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 17 de julio de 2007.