Corea del Norte cierra su reactor nuclear y aceptará inspecciones

Un equipo del OIEA llega a Pyongyang

Corea del Norte comunicó ayer a EE UU que ha cerrado su reactor nuclear en Yongbyon y que ha readmitido un equipo internacional permanente de inspectores. El régimen de Kim Jong Il trata de poner fin así a cuatro años de enfrentamiento con EE UU durante los cuales ha dado pasos hacia un pequeño pero potente arsenal nuclear.

Pyongyang anunció su decisión a través de su delegación en Naciones Unidas, según Christopher R. Hill, uno de los diplomáticos estadounidenses que negoció el pasado febrero el acuerdo para cerrar el reactor. El paso se ha dado nueve meses después de que Corea del Norte llevara a cabo un test nuclear, sin que Occidente sepa aún si el país tiene posibilidades para vender armas nucleares.

El anuncio de Corea del Norte, que coincidió con la llegada a este país de un cargamento de petróleo procedente de Corea del Sur, puede ser fácilmente verificado por el equipo inspector del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) que llegó ayer mismo a Pyongyang. Satélites estadounidenses también comprobarán que realmente se ha puesto fin al plan nuclear. Previamente, EE UU autorizó a un banco de Macao a descongelar 25 millones de dólares norcoreanos que según la Administración estadounidense estaban vinculados al tráfico ilegal de armas.

La implementación completa del acuerdo alcanzado en febrero tardará al menos hasta finales de este año. Corea del Norte, a cambio del petróleo extra que recibirá, deberá difundir un listado exhaustivo de todo su sector nuclear, incluyendo las armas que puede haber producido desde que expulsó a los inspectores, en 2003.

El paso dado ayer por Corea del Norte supone una victoria diplomática para George W. Bush, que está en apuros en varios frentes de la política exterior, como Irak, Afganistán e Irán, y en otro plano, Rusia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de julio de 2007.

Lo más visto en...

Top 50