Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los controles en el puerto desaparecen tras el final de la Copa del América

Los espacios aéreo y marítimo de Valencia han dejado de estar restringidos después de que el martes de la semana pasada finalizara la 32 edición de la Copa del América, por la que se habían extremado las medidas de seguridad en toda la zona del Puerto de Valencia, según informaron ayer a Efe fuentes de la Delegación del Gobierno.

La Policía Nacional, la Policía Local y la Guardia Civil mantienen un dispositivo de vigilancia en esa zona de ocio, que también cuenta con un servicio de seguridad privada que finaliza su trabajo el próximo viernes, según indicó un guardia. Una semana después de que Alinghi consiguiera la Jarra de las Cien Guineas, los controles para acceder a pie al puerto han desaparecido, aunque los agentes de la Policía Nacional inspeccionan los vehículos que entran al aparcamiento del edificio Veles e Vents. Varios operarios trabajan estos días en el desmontaje de los escáneres y tornos por los que pasaban los visitantes, y en el césped se acumulan los grupos electrógenos y todo tipo de enseres y utensilios que se instalaron para la celebración de la competición náutica.

El Veles e Vents, donde miles de personas se congregaron el día 3 de julio martes para presenciar la última regata de la Copa del América, está ahora prácticamente vacío, y en él sólo queda la plataforma en la que se exhibió la Jarra de las Cien Guineas.

Por el Puerto de Valencia, en el que se concentraron miles de visitantes durante los principales días de la competición, sólo se pasean ahora algunos turistas que observan cómo los trabajadores de la organización desmontan las instalaciones que se habían preparado para la Copa del América.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de julio de 2007