Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Samoa, Delaware y el Raval

Miquel Boluda Vila era propietario de tres inmobiliarias -London Homes, Quoty List y Ulist- que gestionaban cerca de 150 pisos de Ciutat Vella, valorados en unos 20 millones de euros. Pero un día se dio cuenta de que la ciudadana india Zelia Gloria Lobo Hagliwara le había sustituido como administrador único de esas empresas. Fue en febrero de 2003. Boluda había iniciado las gestiones para vender uno de sus pisos. En el registro mercantil le informaron de que él ya no poseía nada. ¿Qué nombre aparecía en el registro? Sofic Investment SL, una empresa domiciliada a nombre de su hermano en Samoa, un paraíso fiscal.

¿Y quién es Zelia Gloria Lobo Hagliwara? Nadie lo sabe. "Es sólo un pasaporte falso que mi hermano utilizó para hacer el traspaso de poderes a Sofic", asegura Miquel Boluda. Todo se hizo ante un notario de Londres, afirma Boluda, "porque allí son más flexibles a la hora de realizar este tipo de operaciones".

Hagliwara, o su firma, traspasó las participaciones de la sociedad a la empresa Chalford Associates, domiciliada en el estado norteamericano de Delaware, otro paraíso fiscal. Y los 150 pisos a Sofic Investment. Después de que el notario inglés diera el visto bueno al traspaso de poderes, Sofic pudo inscribirse en el Registro Mercantil de Barcelona.

Según Miquel Boluda, su hermano desplegó toda esta trama gracias al asesoramiento del despacho de abogados barcelonés Gracia i Malfeito. En su página web, este bufete informa de que "construimos sociedades off shore que se benefician de los regímenes fiscales de otros países y que pueden invertir legalmente en España manteniendo al inversor en el anonimato".

Miquel y Salvador Boluda, Joaquim Masip, Zelia Gloria Lobo Hagliwara y Gracia i Malfeito. Todos son los protagonistas de una extravagante trama que ha llenado los tribunales con decenas de denuncias y que hasta ahora nadie parece haber sido capaz de resolver. Ahora el caso está en el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de julio de 2007