Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detectados casos de lipoatrofia en la nueva sede de Telefónica en Madrid

20 trabajadores han sido diagnosticados de esta dolencia, vinculada a edificios recientes

La lipoatrofia semicircular o enfermedad de la oficina ya está en Telefónica. Al menos veinte casos de esta extraña dolencia, que se manifiesta con pérdida de grasa en la zona de los muslos, se han detectado en la nueva sede central de la operadora en Madrid. El Distrito C es un flamante edificio que se inauguró en septiembre de 2006 para albergar 14.000 trabajadores. La empresa ha reconocido los casos, pero no los considera baja laboral. En España se han producido alrededor de 400 casos, casi todos en Barcelona, en edificios de Gas Natural, Agbar y La Caixa, entre otros.

La lipoatrofia semicircular es una dolencia benigna. Su principal manifestación clínica consiste en la pérdida de tejido graso bajo la piel de una zona semicircular en las piernas, sobre todo en los muslos. Se produce en edificios muy tecnificados y, en particular, en las sedes de grandes empresas, los llamados edificios inteligentes. Aunque aún no se conocen bien sus causas, se sabe que es reversible y que afecta sobre todo a mujeres.

Telefónica se ha sumado a la lista de empresas con trabajadores afectados por este mal, llamado también enfermedad de la oficina. Al menos 20 trabajadores de la operadora han sido diagnosticados con esta dolencia. Todos ellos trabajan en la nueva sede central llamada Distrito C, situada en Las Tablas, un nuevo barrio a las afueras de Madrid.

La nueva sede, llamada a albergar 14.000 empleados, se inauguró en septiembre de 2006, Los primeros afectados de lipoatrofia fueron diagnosticados en marzo pasado, y a fecha de hoy, existen al menos dos decenas de casos reconocidos.

Todos los diagnosticados han sido sometidos a un examen de salud especial que incluye analítica y ecografía en la zona alterada, y han tenido luego el seguimiento médico oportuno. No obstante, los casos confirmados han sido considerados por la compañía accidentes de trabajo pero sin baja. Los afectados siguen trabajando.

Representantes de los empleados y de la empresa mantuvieron una reunión el pasado 7 de junio en el seno del Comité de Seguridad y Salud en el que se trató el asunto y sus posibles soluciones. En la misma, Javier Agudo Díaz, jefe de Prevención de Madrid de Telefónica España, reconoció los casos pero señaló que no se trata de una enfermedad puesto que los afectados no presentan ninguna limitación para su trabajo. Añadió que la empresa ya había tomado medidas y que esperaba que la situación revirtiera en unos meses, informaron en fuentes sindicales.

Entre esas medidas está la de aumentar la humedad por encima del 40% en todos los edificios del Distrito C lo que, a juicio de los sindicatos, ha contribuido a frenar el aumento de casos.

Y es que al parecer, según los expertos, esta dolencia se debe a descargas de electricidad estática en los microtraumatismos que se producen al golpear repetidamente la mesa de oficina con las piernas. Esa es la razón de que se atrofie la capa de grasa subcutánea de la zona de las piernas, situada a unos 70 centímetros del suelo, y que se manifiesta con la aparición de estrías a la altura mencionada en los muslos. Esa combinación de electricidad estática, baja humedad relativa en edificios cerrados y presencia de mobiliario metálico es el caldo de cultivo de la dolencia.

La empresa ha tomado ya las primeras medidas. Entre ellas, poner tiras de poliuretano en las partes metálicas de las mesas, poner una toma a tierra desde la parte metálica de las mesas, aumentar la humedad relativa hasta el 50%, cambiar las sillas de trabajo por unas preparadas para la electricidad estática y poner cactus y otras plantas que atraen la electricidad.

Los primeros casos de lipoatrofia en España aparecieron en marzo del año pasado, en la sede de Gas Natural en Barcelona. Actualmente, hay diagnosticados 400 casos. La mayor afectada es la gasista, con alrededor de 230 casos. También apareció lipoatrofia en varias oficinas del grupo La Caixa, en la Torre Agbar, sede del grupo Aguas de Barcelona, en oficinas de Banco Sabadell y en el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) de la Generalitat, en L'Hospitalet de Llobregat.

La Caixa, Mutua Universal, Abertis, Caixa Catalunya, Gas Natural y Telefónica están promoviendo un comité para realizar un estudio científico que analice las causas de la lipoatrofia semicircular y su incidencia en los entornos laborales. El estudio, liderado por un comité científico multidisciplinar, inició sus trabajos en mayo.

Este trabajo científico, el primero de este tipo que se hace en Europa, prevé su finalización durante el primer trimestre de 2008, aunque se realizarán informes periódicos con los resultados y las conclusiones de cada una de las fases del estudio, con el objetivo de que sean útiles para toda la sociedad.

LIPOATROFIA EN TELEFÓNICA

Veinte trabajadoresde la nueva sede de Telefónica en Madrid sufren lipoatrofia.Hay diagnosticados 400 casos, sobre todo en Barcelona.Es una enfermedad propia de los 'edificios inteligentes', causada por el exceso de electricidad estática.La dolencia es benigna y reversible, y afecta especialmente a mujeres.Las compañías la consideran accidente laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de julio de 2007

Más información