Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empleo industrial empieza a tomar el relevo a la construcción

La cifra de parados se redujo durante junio en 7.362, seis veces menos que hace un año

El tantas veces invocado cambio de modelo económico comienza a reflejarse en el empleo. La construcción, la actividad más próspera desde hace unos años, arroja un crecimiento del paro del 4,6% en el último ejercicio. En ese periodo, la industria ha reducido el desempleo a la misma velocidad. El mayor empuje del sector industrial se percibe también en la afiliación a la Seguridad Social, un registro que cuenta ya con más de dos millones de extranjeros.

La construcción aún genera miles de empleos, pero a un ritmo más atemperado y compatible con un aumento del paro. Más de 9.500 personas han pasado a engrosar el registro del desempleo en este sector desde junio de 2006, un fenómeno que no se había producido en el año previo. Al tiempo, unas 12.700 personas inscritas como parados industriales en los servicios públicos de empleo han dejado de serlo. "Se está produciendo un cierto cambio en el patrón de crecimiento, con una pérdida de ritmo de la construcción por el fin del ciclo de la obra pública", explicó ayer Antonio González, secretario general de Empleo, en la presentación de las cifras.

Ese aumento del paro en la construcción y el menor vigor registrado en el sector servicios han motivado las cifras de desempleo más tibias en un mes de junio de los últimos 10 años. En ese mes, tradicionalmente propicio para la búsqueda de empleo, sólo ha habido 7.362 parados menos que en mayo, seis veces menos que hace un año. Si se observan los últimos 12 meses, el paro ha aumentado en todos los sectores, salvo en la industria.

Puestos compensados

El relevo en los sectores también se vislumbra en las cifras de cotizantes. El crecimiento de afiliados en la industria ha sido un 52% superior al registrado en la construcción. Eso implica, para el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, que los sectores "más convencionales siguen generando empleo suficiente para compensar el menor ritmo de la construcción".

El registro público es cada vez más diverso. Los extranjeros afiliados (la mayoría, de terceros países) han superado por primera vez los dos millones. En junio, ese colectivo alcanzaba ya el 10,5% del total, un peso algo similar al que tiene sobre el conjunto de la población.

Granado alerta de un trasvase de parte de los inmigrantes hacia la economía sumergida. En el último año el régimen de empleadas de hogar, conformado en buena parte por extranjeras, ha perdido 72.000 afiliados, una tendencia que no se corresponde con la realidad, según el responsable de Seguridad Social. Lo más probable, argumenta, es que esos trabajadores hayan conseguido empleos mejor remunerados y hayan sido sustituidos por otros de la economía sumergida.

Las mujeres representan ya el 41,5% de los cotizantes. Trabajo prevé que esa proporción alcance el nivel europeo (alrededor del 45%) en 2010.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de julio de 2007