10 de los 34 nuevos jefes policiales mexicanos son sospechosos de soborno

Los altos mandos de seguridad no superaron en el año 2000 un examen anticorrupción

Diez de los 34 mandos de la Policía Federal Preventiva (PFP) de México, nombrados el lunes en una amplia depuración de los cuerpos de seguridad, tienen un pasado poco fiable, según los resultados que obtuvieron en unos exámenes del año 2000. En aquellas pruebas, el 32% de los oficiales recién ascendidos fue considerado "no apto" para desempeñar sus labores, al confesar haber recibido sobornos y no superar con éxito la prueba del detector de mentiras.

"De los 232 mandos evaluados, 210 (90,5%) no son aptos para ocupar su cargo; de esos 210, el 82% aceptó haber cometido faltas que van desde recibir dádivas de 10.000 (690 euros) a 20.000 pesos (1.380 euros) por alterar partes informativos en incidentes, infracciones o recuperación de vehículos robados, hasta otras más graves como permitir el paso de armas en vehículos". Así lo revela el documento Evaluación aplicada al personal de la Coordinación de Seguridad Regional, elaborado por la Unidad de Desarrollo de la Dirección General de Control de Confianza de la PFP, que difundió ayer el diario Milenio. Fuentes de la Secretaría (Ministerio) de Seguridad Pública (SSP) no negaron ni confirmaron la información. "No tengo elementos para rebatir esta información", dijo a este diario un portavoz de la SSP, que aseguró no tener en su poder el documento en cuestión, pese a llevar la fecha de octubre de 2000.

El lunes pasado el ministro de Seguridad, Genaro García Luna, anunció a bombo y platillo el descabezamiento de la PFP y de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), equivalente a la Policía de la Fiscalía, por connivencia con el crimen organizado. La medida del Gobierno del presidente Felipe Calderón supuso la destitución de 284 mandos de las dos corporaciones, que incluía a los 34 comandantes de la Policía Federal en los 32 Estados de México. Ahora se sabe que 10 de los oficiales que relevaron a los 34 altos mandos destituidos no pasaron las pruebas de confianza en el año 2000.

Los 10 nuevos comandantes en cuestión y otros 213 oficiales tampoco superaron el detector de mentiras, principalmente en las tres preguntas siguientes: "¿Has protegido a personas involucradas con el narcotráfico en el último año?, ¿has protegido mercancía ilegal en el último año?, y ¿has recibido algún beneficio derivado del robo de autotransporte en el último año?".

Entre los oficiales que no fueron considerados aptos en los exámenes del año 2000 se encuentran los nuevos comandantes de la PFP de los Estados de Oaxaca, Campeche, Nayarit, Jalisco, Guanajuato, Querétaro, Colima, Veracruz, Morelos y San Luis Potosí. Todos ellos tienen entre 20 y 35 años de servicio en los cuerpos de seguridad y proceden de la extinta Policía Federal de Caminos, un cuerpo policial que fue disuelto hace 12 años después de comprobarse que estaba carcomido por la corrupción.

En 2005 dos diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD) presentaron dos proposiciones en las que aludían a los pésimos resultados obtenidos por los agentes de la PFP evaluados en 2000.

Felipe Calderón.
Felipe Calderón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 29 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50