Cinco autores debaten sobre la existencia de una nueva generación de narradores andaluces

El encuentro resalta el cosmopolitismo y la renovación formal de los escritores jóvenes

El encuentro de escritores que se celebra en Sevilla planteó ayer una pregunta: ¿Una nueva generación de narradores andaluces? Bajo este epígrafe debatieron los jóvenes escritores Pablo Aranda, Luis Manuel Ruiz, Braulio Ortiz, Mario Cuenca Sandoval y José María Pérez Zúñiga. El periodista José María Bernáldez moderó el encuentro. Los cinco autores no se pusieron de acuerdo en la respuesta a la pregunta del debate, pero sí lanzaron algunos rasgos que, a su juicio, se dan entre ellos, como el cosmopolitismo o la voluntad de renovación formal.

Medio centenar de nuevos narradores y críticos literarios se reúnen estos días en Sevilla convocados por la editorial Seix Barral y la Fundación José Manuel Lara para debatir en torno a distintos asuntos. El encuentro de nuevos narradores, que concluye mañana, dedicó ayer un debate, en la Casa Fabiola (sede de la Fundación José Manuel Lara), a la posible existencia de una nueva generación de narradores andaluces.

"Son muchas más las cosas que nos separan que las que nos unen. No tenemos ni un ídolo ni un enemigo común. Es muy difícil acogerse a algún patrón común. Estamos en la periferia. La vida literaria sigue transcurriendo en Barcelona y Madrid", comentó Luis Manuel Ruiz (Sevilla, 1973). "Hay ciertas tendencias y aspectos que nos unen. Es una generación muy cosmopolita. Nos hemos movido bastante. Gente que se ha paseado por el mundo, gente muy leída, lo que nos ha hecho perder los complejos", explicó el autor de La habitación de cristal (2004) y El ojo del halcón (2007).

Fragmentariedad

Mario Cuenca Sandoval, nacido en Sabadell (Barcelona) en 1975 y residente en Córdoba, mostró su escepticismo ante la existencia de un hecho generacional. "No hay una generación de narradores andaluces. Esa cosa tan orteguiana de las generaciones no me convence. La condición de andaluz no te homologa con el resto de autores de tu edad. Estoy de acuerdo con Luis Manuel Ruiz en que se trata de una generación muy cosmopolita y que busca sus referentes más allá de un medio social y geográfico", aseveró. "La fragmentariedad es un rasgo muy típico de nuestra generación. Fragmentar la realidad es ya una ontología. No es frivolidad ni ganas de llamar la atención", señaló Cuenca Sandoval, que es autor de Boxeo sobre hielo, Premio Andalucía Joven de Narrativa en 2006.

José María Pérez Zúñiga, nacido en Madrid en 1973 y residente en Granada, sí que cree en una nueva generación. "Podemos hablar de una nueva generación de autores andaluces. Hay narradores jóvenes andaluces de primer nivel. Ciudades como Granada, Córdoba, Sevilla o Málaga son un hervidero cultural. Hay recitales, revistas, circuitos estables de lectura, interés por los medios de comunicación...", señaló el autor de Rompecabezas (2006), que hizo alusión a la buena labor de las editoriales andaluzas.

Pablo Aranda (Málaga, 1968) abundó en la idea de que los autores andaluces trascienden los límites de la comunidad. "Puedo estar tan vinculado con un escritor sevillano, malagueño o cordobés como con un escritor de Barcelona, Vigo o Valladolid. Mis referentes literarios pueden ser Antonio Muñoz Molina o, ¿por qué no?, Miguel Delibes o Juan Marsé. Cuando al escritor le añadimos adjetivos que lo limitan conseguimos lo que pretendemos: limitarlo. La literatura es algo mucho más amplio. Quizás sea Faulkner el mejor escritor andaluz", dijo Aranda, que es autor de El orden improbable (2004) y Ucrania (2006).

Braulio Ortiz (Sevilla, 1974), autor de Francis Bacon se hace un río salvaje (Premio Andalucía Joven de Narrativa de 2003), afirmó: "ya no tenemos ese afán por el terruño". "Sí hay una inquietud por renovar los planteamientos formales. Son saltos al vacío muy estimulantes", concluyó Ortiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 26 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50