Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Rioja pone savia joven a sus caldos

"Envite", creado por un enólogo de 29 años, seleccionado entre los mejores vinos del mundo

Rubén Sáenz López, de Bodegas San Prudencio, tiene 29 años y es uno de los enólogos que despunta en la Denominación de Origen Calificada Rioja. Es raro que una persona joven pilote los procesos de vinificación en un medio tradicional como es el Rioja, pero también lo es que en la última lista de vinos reconocida por el crítico estadounidense Robert Parker y publicada en la afamada Wine Advocate, una marca suya obtenga 90 puntos.

"Envite", que así se llama el vino, responde en los mercados. "Somos conscientes que nuestro vino interesa a los distribuidores, ya que Envite es un vino estructurado, de calidad, y que tiene un precio asequible en el mercado", destaca Rubén Sáenz. En bodega, se puede conseguir por poco más de cinco euros. La satisfacción en Bodegas San Prudencio es plausible, puesto que Envite es una apuesta, que de momento funciona.

Bodegas San Prudencio ha pasado de comercializar 18.000 botellas de sus vinos en 2002 a vender cerca de medio millón de botellas este año

Las perspectivas son inmejorables, de hecho, este año se vendimiará por primera vez la práctica totalidad de los viñedos pertenecientes a la bodega.

Crecimiento vertiginoso

La producción ha tenido un ritmo de crecimiento exponencial, pasando, según datos ofrecidos por la bodega, de la comercialización de 18.000 botellas, en 2002, a cerca de medio millón que se espera sacar al mercado durante 2007. "La evolución es importante porque no hay más que recordar que hace dos años la bodega comercializaba apenas la mitad de las botellas que se van a producir este año", apostilla Rubén Sáenz López.

En la actualidad, San Prudencio cuenta con distribuidores en Reino Unido, Suecia, Alemania, Austria, EE UU y México. Los gestores de esta empresa siempre buscan distribuidores que cuiden las referencias y no se inclinen por la cantidad. "Es muy importante para nosotros que miren nuestra etiqueta, pero también que prueben el vino; de esta forma se puede evaluar de forma correcta el producto", añade el joven enólogo.

Bodegas San Prudencio responde al impulso lanzado por los hermanos Sáenz López. Tras obtener el primer vino en una pequeña bodega familiar, Cueto, en 2001, los hermanos adquirieron Bodegas San Prudencio en 2005, situada en el término de Moreda (subzona de Rioja Alavesa), una empresa ligada directamente a la posibilidad de cultivar unos viñedos de máxima confianza, en los que se encuentran las variedades más tradicionales de la denominación de origen calificada de Rioja.

600.000 kilos de uva.

En la actualidad, los propietarios de San Prudencio cultivan cerca de 17 hectáreas de viñedos y controlan, mediante acuerdos con agricultores de la zona, casi 100 en hectáreas más. La producción alcanza los 600.000 kilos de uva.

"Envite" se comercializa en Bodegas San Prudencio desde 2005 siendo un vino que descansa en barricas de roble francés y americano al menos un año. Otra de sus marcas es "Cónclave". Rubén Sáenz se muestra satisfecho porque su producto responde, no en vano en él se une la tradición del saber familiar y el conocimiento adquirido en la universidad, ya que tiene el título de Ingeniero Químico y un máster en Enología.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de junio de 2007