Rajoy convertirá la política contra ETA en un eje del debate del estado de la nación

El PP descarta dejar la lucha antiterrorista al margen del duelo parlamentario como en 2006

El PP afronta el último debate del estado de la nación -que se celebrará en el Congreso entre el 3 y el 5 de julio- antes de las próximas elecciones generales como un momento de alto riesgo para su líder. El equipo de confianza del presidente del partido trabaja intensamente para construir un discurso de alternativa, de candidato a ganar La Moncloa tras obtener más votos que el PSOE en las municipales.

Pero el líder y sus colaboradores de confianza, que ya han mantenido dos sesiones casi monográficas sobre el asunto, dudan sobre cómo afrontar el terrorismo. No hay duda de que Rajoy abordará el asunto, para evitar el fiasco del año pasado, cuando lo dejó a un lado y todas las encuestas le dieron por perdedor. Sin embargo, la dureza con la que se emplee podría volverse en su contra, y sobre todo queda por despejar la incógnita de Navarra.

La incógnita sobre los pactos en Navarra condiciona la estrategia del líder de la oposición

"Estamos en un momento muy delicado", admite un asistente a estas reuniones matinales de los lunes, denominadas maitines desde tiempos de Fraga. "Rajoy ha logrado instalar la idea de que apoya al Gobierno en un momento difícil. Ya no podrán echarnos en cara el próximo atentado, como pretendían", señala un dirigente. "Claro que ahora hay que echarle un poco de imaginación para lograr hacer daño con los otros asuntos, porque con lo del recibo de la luz no vamos a llegar lejos", admite.

En la reunión de maitines celebrada el mismo día en que Rajoy se reunió con Zapatero, algunos dirigentes señalaron que, además de mostrar el apoyo, había que dejar claro el perfil propio del PP para que no quedasen en nada los tres años de oposición sobre este tema. Y eso que no estaba Jaime Mayor, el más crítico con Zapatero, que sigue hablando de la "ofensiva nacionalista" y colocando al PNV en línea con los objetivos de ETA en un momento en el que Rajoy quiere tender puentes con Josu Jon Imaz.

"Al final, Mariano decidió eliminar cualquier reproche porque sabía que ése hubiera sido el titular", señala uno de ellos. Un diputado muy cercano al líder asegura que nadie se ha atrevido, ni siquiera en privado, a cuestionar el apoyo brindado por Rajoy a Zapatero. Y ofrece una razón: "Quien se desmarque en este momento, ataca al proyecto, porque ahora ya no hay dudas, vamos claramente camino de la victoria y no se puede cambiar de barco. Cualquier crítica ahora es traición".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La oposición, según otro de los habituales de maitines, se está "armando de razones" para que Rajoy pueda decidir hasta dónde quiere llegar en el debate del estado de la nación. Sin embargo, en esta ocasión, según todos los dirigentes consultados, la amenaza de ETA aconseja "golpear, pero sin romper". Aunque públicamente el PP se concentra en las noticias de Gara y en que el Gobierno no haya hecho nada para impedir la toma de posesión de los concejales de ANV, internamente admiten que hay datos positivos que el Ejecutivo puede utilizar, como las detenciones de etarras en el nivel policial y el acuerdo entre PP y PSOE en los parlamentos navarro, guipuzcoano y alavés en el nivel político.

Los populares temen llegar al debate sin haber resuelto la incógnita de Navarra, clave en sus expectativas. "Lo importante allí es la foto final, todas las especulaciones de estos días no valen para armar un discurso", admiten.

El problema del PP es que no logra averiguar los planes de Zapatero. "No sabemos con cuál quedarnos, con el del primer día, cuando estaba en shock tras la ruptura de la tregua, o el del Comité Federal, con aquel 'vamos a ser implacables". Tal vez por eso todos los dirigentes del PP repitan la misma frase: "La iniciativa le corresponde al Gobierno".

Rajoy saluda a una vendedora de un mercadillo de Guadalajara durante su visita ayer a esta ciudad.
Rajoy saluda a una vendedora de un mercadillo de Guadalajara durante su visita ayer a esta ciudad.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS