Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El filósofo Pettit examina a Zapatero

El ideólogo del republicanismo ciudadano valora las reformas sociales del Gobierno socialista y la valentía del presidente

El ideólogo del republicanismo ciudadano, el irlandés Philip Pettit, inspirador de la acción reformista de José Luis Rodríguez Zapatero, ha examinado los tres años del Gobierno socialista en España bajo su prisma filosófico. Pettit defiende la "imparcialidad" de su juicio por no ser "ni amigo ni asesor de Zapatero", con el que sólo ha coincidido dos veces en su vida. Y precisa que su informe está basado en sus propias "pesquisas", para las que ha recurrido a "análisis independientes y externos".

El informe lo presentó esta semana en la Universidad Complutense ante profesores y estudiantes y sigue como criterio valorativo la fidelidad de la acción del Gobierno de Zapatero a los "principios republicanos".

MÁS INFORMACIÓN

En su evaluación queda excluido un análisis de fondo de la política exterior, aunque cita como "iniciativas interesantes" la Alianza de Civilizaciones, el desarrollo de las relaciones de España y de la UE con Cuba y Latinoamérica, el intento de resolver el problema de los inmigrantes mediante negociaciones con Estados africanos, los "progresos" en Gibraltar y el Sáhara Occidental y el aumento del nivel de la ayuda española a países de origen de inmigrantes irregulares. "En estos casos, la España de Zapatero ha sido una ciudadana mundial de excepción", señala.

Pettit concluye en su informe que "aunque las medidas adoptadas por el Gobierno puedan mejorarse, es importante que haya adoptado tantas medidas en la buena dirección".

- Fiel a la visión republicana. A modo de juicio global, dice: "No sé cómo saldrá el Gobierno del tumulto de las elecciones ni sé cómo reaccionará cuando el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre el Estatuto catalán. Pero sí que sé que Zapatero ha sido fiel a la visión cívica o republicana del Gobierno y de esta forma ha puesto el listón muy alto en términos de corrección, valor y eficacia. A pesar de los importantes retos que ha tenido que afrontar en los últimos años, ha mantenido una dirección constante y ha hecho de España un modelo para las democracias avanzadas".

Pettit precisa que en España, la dominación privada se ve favorecida por "defectos generales" como una economía floreciente, pero poco equilibrada; un sistema judicial complicado y un sector educativo por debajo de la media. Y lo atribuye a "ciertos problemas más concretos", entre los que cita: la vulnerabilidad personal, que puede deberse a desventajas económicas o culturales; los riesgos de criminalidad y terrorismo en la comunidad; y el poder excesivo de las organizaciones empresariales o religiosas.

Reconoce que el Gobierno "no ha sido capaz de eliminar los defectos generales mencionados, pero ha promovido políticas, a menudo sobre la base de actuación del Gobierno Aznar, que deberían reducirlos a medio plazo".

- Iniciativas valientes. Pettit destaca cómo el Gobierno Zapatero ha adoptado iniciativas "valientes y pioneras" en el campo de la "posición vulnerable" de las mujeres -como la Ley de Igualdad y la ley contra la violencia de género-, de los homosexuales -como la ley que homologa su matrimonio con el de los heterosexuales-, de los sin papeles -con la regularización concedida a unos 700.000-, de los discapacitados -con la Ley de Dependencia- y de los trabajadores con contrato temporal.

- El diálogo con los violentos para lograr la paz. Resalta cómo ha afrontado la amenaza terrorista "con firmeza", aunque ETA asestó "un duro golpe a los razonables intentos de llegar a un acuerdo". En este sentido, Pettit señala cómo "la historia de muchos países nos enseña que a menudo el camino hacia la paz requiere dialogar con grupos violentos" y cómo "el diálogo es necesario antes de que se renuncie a la fuerza, aunque sea sólo a efectos de acordar los términos de dicha renuncia".

- Transparencia y poder. En el terreno del control del poder, Pettit destaca cómo el Gobierno de Zapatero "ha sido menos secreto, menos reacio al Parlamento, menos intolerante con los medios de comunicación independientes y menos deseoso de concentrar el poder que otros Gobiernos similares". Entre las iniciativas de Zapatero reseña la ley de publicidad; la mayor atención al Parlamento, reforzando sus poderes, y la ley que garantiza la independencia de la televisión pública.

Pettit precisa que no está diciendo que "en ambos frentes el Gobierno haya obtenido la máxima puntuación" pues "hay otras cosas que debería hacer". Y sugiere algunas medidas si Zapatero resulta reelegido en 2008: ocuparse del "grave hacinamiento" en las cárceles; mejorar la "transparencia del Gobierno, reforzando la libertad de información", y adoptar "todas las medidas posibles para que se vuelva a confiar en un poder judicial independiente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de junio de 2007